Cómo conseguir una piel de seda

Dile adiós a la tirantez y al aspecto apagado de tu epidermis con cinco sencillos pasos.

1. Utiliza elementos naturales para exfoliar

Para conseguir una piel de aspecto luminoso y elástico es necesario somerterla a un peeling para eliminar las células muertas. "Utiliza miel y limón una vez por semana si tienes la piel sensible, y posos de café para pieles normales o mixtas" explica la dueña del centro de Belleza V&I.

2. Gotitas de aceite

Esta es una excelente opción para lubricar la piel. "Los aceites esenciales, como la camomila y el romero, son una opción ideal para relajar y calmar la dermis" apunta la directora de Sepai.

3, Gel con efecto 'spa'

No utilizar geles con detergente ni componentes agresivos. "Lo ideal es utilizar los sindet para no echar por tierra los pasos previos de hidratación" dice la experta de Sepai. Recuerda evitar las esponjas que al permanecer muchas horas húmedas son una fuente de bacterias.

4. Acondiciona con aceites

Si utilizas suavizantes y acondicionadores para el pelo, ¿por qué no hacerlo con tu piel? Las mantecas son un gran aliado para proteger la piel.

5. Activa la capa de protección antes de salir de casa

Utiliza cremas corporales untuosas, en invierno, para revertir la sequedad. Tan importante es la pre-hidratación como la post-hidratación antes de salir a la calle. En verano puedes optar por cremas en formato spray. Cualquiera de estas opciones puedes combinarlas con cremas reafirmantes o de efecto reductor.

También te puede interesar:

Continúa leyendo