Eccemas, dermatitis... qué comer (y qué no) si tienes dermatitis u otros problemas en la piel

Una dieta a base de alimentos antiinflamatorios puede mejorar los síntomas de estas afecciones cutáneas.

El eccema es un trastorno de la piel que generalmente aparece en la niñez y que afecta aproximadamente al 10% de la población mundial. Un trastorno que se origina por la irritación, el rascado o un trauma en la piel que activa las células inflamatorias de la misma y produce un sarpullido. Los síntomas de este problema cutáneo pueden incluir piel seca, picazón, manchas rojas o marrones, protuberancias elevadas y picor. Cuanto más pica la piel, más se rasca y esto produce un empeoramiento de los síntomas, creando así un ciclo interminable. Si lo padeces, entenderás de lo que hablamos…

Si bien la dieta no suele ser una causa directa del eccema, es cierto que ciertos alimentos pueden empeorar los síntomas. O también mejorarlos, en contra. Por lo general, los huevos, la soja y la leche pueden aumentar los síntomas, y los expertos recomiendan a los afectados seguir una dieta antiinflamatoria.

¿Qué comer para controlar los brotes de eccemas?

  • Frutas y vegetales.
  • Granos integrales y legumbres, como frijoles y guisantes.
  • Probióticos, que se encuentran en alimentos fermentados como el yogur, el kéfir y la kombucha. Son nutrientes buenos para apoyar la salud intestinal y un microbioma intestinal saludable, que se consideran cada vez más como parte integral de la salud y el bienestar en general.
  • Flavonoides, que se encuentran en el té verde, las bayas, los cítricos, el vino tinto y el chocolate negro. Estos compuestos, que se encuentran en las plantas, también tienen propiedades antiinflamatorias.
  • Las hierbas y especias, como la cúrcuma y el jengibre, tienen fuertes propiedades antiinflamatorias y pueden proporcionar otros beneficios para la salud.
verdura
Pexels

Además de estos alimentos, algunos expertos sugieren la ingesta de suplementos antiinflamatorios, que también pueden ser parte de la mezcla cuando se sigue una dieta antiinflamatoria. Estos pueden incluir:

  • Vitamina C. Se encuentra en una variedad de alimentos vegetales, entre los que se destacan los cítricos. La vitamina C ayuda a mantener un sistema inmunológico saludable.
  • Vitamina D. Los seres humanos pueden producir vitamina D en la piel cuando se exponen a la luz solar directa. La vitamina D apoya la salud ósea y se encuentra en pescados grasos, huevos, cereales enriquecidos y productos lácteos enriquecidos.
  • Vitamina E. La vitamina E es un antioxidante que protege a las células del daño y puede reforzar el sistema inmunológico del cuerpo. Las semillas, nueces y verduras de hoja verde son buenas fuentes de vitamina E.
  • Vitamina K. Como las vitaminas A, D y E, la vitamina K es soluble en grasa. Promueve la coagulación sanguínea saludable y se puede encontrar en vegetales de hojas verdes.
  • Ácidos grasos omega-3. Los ácidos grasos omega-3, que se encuentran en la linaza, la chía, los pescados grasos y otros alimentos, tienen beneficios antiinflamatorios y protectores del corazón.

Una dieta antiinflamatoria también limita o elimina los alimentos procesados, que pueden aumentar la inflamación en el cuerpo. Si bien los datos concretos sobre su efectividad para el eccema no son concluyentes, un enfoque antiinflamatorio para comer que elimine los alimentos procesados y enfatice los alimentos frescos e integrales siempre es una buena idea.

Continúa leyendo