Formas de usar el aceite de oliva en tu rutina de belleza que no conocías

¿Sabías que el aceite de oliva puede transformar tu piel y tu cabello? Aquí tienes algunos usos cosméticos de este alimento que seguro que no conocías.

Considerado oro líquido por muchos, el aceite de oliva encabeza la lista de productos saludables más famosos en todo el mundo. Típico de la dieta mediterránea, eso sí, sus beneficios son múltiples: su consumo moderado eleva los niveles de colesterol  bueno mientras disminuye los de colesterol malo, controla la hipertensión arterial, previene la aparición de diabetes, mejora la salud intestinal, es antiinflamatorio… ¿Pero sabías que el aceite de oliva también tiene beneficios más allá de consumirlo como alimento? Aplicado como producto de belleza (sí, has leído bien), este líquido que tanto usamos para cocinar también puede mejorar la calidad de nuestra piel, dar brillo a nuestro cabello o incluso ayudarnos a desmaquillarnos. ¡Aquí tienes varias formas originales de darle uso!

Piel hidratada: El aceite de oliva contiene antioxidantes y escualeno, un lípido graso que previene la pérdida de agua. Al aplicar aceite de oliva sobre la piel crearemos una capa protectora sobre ella que la dejará extremadamente hidratada, suave y flexible (y hasta resbaladiza). Puedes echarte un poco en zonas concretas (como las piernas o los codos) al salir de la ducha, sobre la piel húmeda, masajeando bien hasta que se absorba.

Pelo liso: ¿Tienes el pelo encrespado, grueso y fosco? El aceite de oliva puede ayudarte a controlarlo y suavizarlo, al aportar humedad. Aplícatelo en las puntas (evita la raíz para no generar grasa), después del champú, para prevenir puntas abiertas, roturas y sequedad. ¡Tu pelo estará mucho más suave y liso!

beneficios aceite de oliva
Pexels

Desmaquillante express: Si te has quedado sin limpiador con base aceitosa, te apetece probar algo más natural o vas con prisas, echa mano de un poco de aceite de oliva. Este líquido es muy eficaz para atraer las partículas de maquillaje (como el de la máscara de pestañas o sombras de ojos) y eliminar la suciedad del rostro. Eso sí, después de él utiliza un limpiador de base acuosa para completar la rutina correctamente.

Limpiador de brochas: Como el aceite de oliva se adhiere al maquillaje, también resulta eficaz para eliminarlo de esponjas y brochas. Mezcla un poco de aceite con agua y jabón en un cuenco y limpia en ella tus productos, frotándolos. Intenta hacer esto con bastante frecuencia: tus brochas y esponjas acumulan mucha más suciedad de la que piensas, pudiendo provocar acné y otros problemas en la piel.

Bálsamo de labios: ¿Se te cortan los labios con frecuencia? ¿Te los muerdes? ¿Te salen pellejitos cada dos por ttes? El aceite de oliva puede ser tu bálsamo comodín: tiene una acción emoliente y penetra en los labios hidratándolos desde dentro, dejándolos voluminosos y jugosos en poco tiempo.

Manicuras perfectas: Hidrata tus manos y tus uñas con un poco de aceite de oliva. Echarlo sobre las cutículas cada noche acelerará el crecimiento de las uñas en buen estado y evitará que te salgan incómodos padrastros y heridas, por lo que tus manicuras serán mucho más vistosas. Un masaje con este líquido también te ayudará a lucir unas manos mucho más suaves e hidratadas.

Continúa leyendo