Melanie Griffith vs cirugía. ¿Un nuevo asalto?