¿Cuánto duran los alimentos en el congelador?

Los tiempos de conservación en este electrodoméstico varían en función del tipo de alimento.

El congelador puede ser nuestro mejor amigo cuando se trata de alargar la vida de los alimentos y poder disponer de ellos cuando los necesitemos. Sin embargo, a veces olvidamos que los alimentos que introducimos en este electrodoméstico no duran eternamente. Para que estos productos puedan mantener sus cualidades organolépticas, es necesario que este proceso siga unas normas.

Además de tener en cuenta estos consejos para congelar correctamente los alimentos, has de saber que los tiempos de congelación varían en función de cada producto e incluso de su calidad. Los alimentos grasos duran menos, pues las enzimas siguen ejerciendo su acción metabólica y se pueden producir reacciones de enranciamiento en sus grasas. Una carne o un pescado graso, así como un guiso con un poco más de grasa de lo habitual no van a tener el sabor deseable si nos excedemos en su tiempo óptimo de congelación. Te contamos cuáles son los diferentes tiempos correctos de congelación de cada producto.

Pescado y marisco: los pescados grasos como el salmón duran de dos a tres meses en el congelador. Sin embargo, el bacalao, el rape o el lenguado (pescados blancos), al tener menos grasa, aguantan más y pueden mantenerse congelados durante seis meses aproximadamente. El tiempo de congelación del marisco es similar al de los pescados blancos.

Carne: el pollo o pavo enteros pueden aguantar perfectamente en el congelador hasta un año. Con el cordero no sucede lo mismo, pues el ser una carne más grasa, su calidad y sabor pueden verse comprometidos si lo dejamos más de 9 meses. Sin embargo, si está asado, su tiempo en este electrodoméstico puede alargarse hasta los 12 meses. El tiempo óptimo de congelación de la carne picada no supera los 4 meses.

Guisos: no se recomienda tenerlos en el congelador más de dos o tres meses, pues el enranciamiento de sus grasas puede hacer que su sabor y aroma no sean los deseables.

Pan: aunque no se recomienda tenerlo en el congelador más de cuatro semanas (periodo de tiempo durante se pueden recuperar sus cualidades), puede aguantar perfectamente hasta tres meses.

Fiambre: el jamón york o el pavo se pueden congelar cortados en lonchas y aguantan alrededor de dos meses.

Verduras: aguantan en el congelador hasta un año, aunque se recomienda escaldarlas antes de meterlas. Eso sí, no todas las verduras son aptas para congelarse. Las que contienen un alto porcentaje de agua, como el tomate, las espinacas o la lechuga, no deberían meterse en el congelador, pues al descongelarlas quedarían bastante raras al paladar.

Alimentos que no deberían congelarse

Además de las verduras anteriormente mencionadas, algunas frutas como la pera o la manzana no deberían meterse al congelador, pues perderían su textura característica. Además, los huevos o las preparaciones a base de éste tampoco son aptas para someterse a este proceso. Tampoco se deberían congelar los alimentos ricos en grasas como algunas salsas (sobre todo la nata), la patata cocida, los quesos, tartas y pasteles caseros, pastas y arroces o pescados que lleven ya algunos días en la nevera.

Continúa leyendo