Los principales errores que cometes al preparar una ensalada de pasta

Esta ensalada suele ser una de las más recurrentes en verano y, aunque parece fácil de hacer, normalmente cometemos ciertos fallos que nos impiden disfrutarla al máximo. Te contamos cuáles son para que te quede siempre perfecta.

La ensalada de pasta es una de las mejores opciones en los meses más calurosos del año (con permiso del gazpacho y el salmorejo). Un plato nutritivo y delicioso que, aunque parece sencillo de preparar, no lo es tanto. A menudo pasamos por alto ciertos detalles en su elaboración que convierten a esta receta en algo soso y aburrido. La buena noticia es que son fáciles de solucionar.

A la hora de prepararla, uno de los errores más típicos es hacerla del mismo modo que si la fuéramos a comer caliente, siguiendo los mismos pasos, a excepción del último: meterla en la nevera unos minutos antes de comerla. También hay que tener en cuenta el tipo de pasta (no todas valen), y pensar que una ensalada de pasta no debería ser el plato en el que echemos las sobras de toda la semana. Si quieres que siempre te quede perfecta, toma nota de estos fallos comunes. 

Usar cualquier tipo de pasta

Es, probablemente, el fallo más típico que todos cometemos cuando preparamos ensalada de pasta. Ir a la despensa y coger cualquier tipo de pasta que tengamos a mano puede estropear el resultado final de la elaboración. La pasta farfalle o pajaritas no son válidas para preparar esta ensalada. El motivo es que al tener una superficie plana, esta pasta hace que el aliño resbale, quedando totalmente sosa. La solución, utilizar pasta seca y corta.

Cueces la pasta como si la fueras a comer caliente

No, la pasta que utilizamos para la ensalada no se cuece durante el mismo tiempo que si la fuéramos a comer caliente. Si la vamos a tomar fría, necesita dos minutos más de cocción. 

Añades ingredientes sin ton ni son

La ensalada de pasta no es (o no debería ser) el plato al que añades todo tipo de ingredientes sobrantes que tienes por la nevera. Es mejor no ponerse demasiado imaginativos con esta receta, pues los sabores pueden superponerse y es posible que la mezcla de texturas no funcione del todo bien. Si no sabes qué añadirle a tu ensalada de pasta, algunos ingredientes clave son las hortalizas a la plancha, asadas o cocidas. Las alcachofas o el pepino son buenas opciones, pero también puedes añadir un surtido de setas, rábanos o palmitos. Cuando empieces a elaborarla, trata de que predomine el color y que las texturas combinen.

Aliñas con cualquier salsa preparada

La ensalada de pasta puede ser un plato muy saludable si sabemos hacer la elección correcta de ingredientes. Uno de los factores que suelen dar al traste con nuestra ensalada de pasta es el aliño. Las salsas industriales aquí no son una opción, pues normalmente contienen azúcares y grasas cuya presencia en este plato no tiene ningún sentido. Lo que nunca falla en esta receta es el típico aliño de aceite de oliva y vinagre (o limón). Otros buenos aliños para tus ensaladas son el pesto, una vinagreta de mostaza y miel o una salsa de yogur.

Continúa leyendo