¡No la tires! Esto es todo lo que puedes hacer con el agua de cocer la pasta

Para la elaboración de la pasta utilizamos una gran cantidad de agua que va a parar al fregadero, pero lo cierto es que podríamos aprovecharla para un montón de cosas. Toma nota de estos consejos para aprovechar este líquido.

¿A quién no le gusta la pasta? Es muy versátil, está deliciosa y no requiere demasiado tiempo en la cocina. Para prepararla, solemos utilizar bastante cantidad de agua que después va a parar al fregadero. Si quieres aprovechar al máximo este líquido, toma nota de estos consejos para sacarle el máximo partido. ¡No volverás a tirarla!

El agua en la que cocemos la pasta se impregna de todos los nutrientes de esta, por lo que es abundante en minerales y almidón, nutrientes que no deberíamos desperdiciar. Una vez que la has usado, pasa el agua por un colador y almacénala en botellas. ¡Ya tienes el agua lista para darle uso! Te contamos cuáles son esos usos del agua de cocer la pasta que hasta ahora no imaginabas. 

  • Para regar las plantas. Como comentábamos anteriormente, el agua de la pasta es rica en sales minerales, que les vienen de perlas a las plantas. Eso sí, deberás prestar atención a la temperatura del agua, que nunca debe estar caliente. Además, es mejor que dicho agua no contenga sal, aunque las plantas pueden soportar una pequeña cantidad.
  • Para cocinar verduras. Prepara verduras al vapor reutilizando el agua de cocción de la pasta, solo tienes que volver a colocar el agua en la olla y meter dentro las verduras.
  • Para ligar salsas. El almidón que se libera tras la cocción de la pasta puede ser un buen aliado a la hora de espesar salsas. De hecho, este es un buen truco para ahorrar calorías en nuestras recetas, pues este agua sirve como sustituto de ingredientes que normalmente utilizamos para este fin como nata o harina.
  • Para preparar masa de pizza. Para hacer masa de pizza o pan, necesitas sal y líquido, por lo que añadir el agua de cocer la pasta es una buena idea. 
  • Para lavar los platos. Quizá te parezca algo extraño utilizar el agua de la cocción de la pasta para lavar platos, pero lo cierto es que funciona. ¿Sabías que el almidón que contiene este agua es muy bueno para acabar con la suciedad más rebelde? La clave está en dejar los platos a remojo con el agua de la cocción todavía caliente y después lavarlos.
  • Para sopas o guisos. Puedes añadir el agua de cocción a cualquier sopa o guiso que quieras, solo tienes que reemplazar un poco del agua o el caldo de verduras por el agua de la pasta. Ten en cuenta que el almidón actúa como espesante, así que no utilices demasiado de este líquido.
  • Para remojar las legumbres. Muchas legumbres necesitan un tiempo de remojo antes de cocinarlas. Aprovechar el agua de cocer la pasta para este fin es una de las mejores cosas que puedes hacer para no despilfarrar nada.
  • Para dar brillo al pelo. Al ser rica en minerales y almidón, el agua de la pasta es perfecta como mascarilla para el cabello. Para ello, vierte el agua tibia sobre tu cabeza de modo que tu cabello quede completamente mojado. A continuación, deja que el agua actúe durante un cuarto de hora y después lávatelo como de costumbre.

Continúa leyendo