Por qué no deberías tirar el líquido de las conservas de pescado

Este líquido que normalmente desechas tiene muchos más usos culinarios de los que imaginas. Te contamos cómo sacarle partido.

Abrir una lata de mejillones, berberechos o sardinas y tirar el líquido por el fregadero es un gesto tan común como erróneo. Este líquido de cobertura (como así se denomina), no solo sirve para mantener en buen estado los alimentos, sino que también puede enriquecer diversas elaboraciones.

Nos referimos, evidentemente, al líquido procedente de conservas de buena calidad. Existe la creencia generalizada de que el líquido de las conservas de pescado contiene conservantes artificiales y por eso conviene tirarlo. Sin embargo, no siempre es así y en ocasiones lo único que hay en él es agua, aceite y sal. Estos sencillos ingredientes bastan para que las conservas estén protegidas y se mantengan en buenas condiciones durante tanto tiempo, pero lo que realmente hace que perduren es el proceso de esterilización al que se someten.

 Al estar en contacto directo con los alimentos durante tanto tiempo, este líquido se impregna de todo su sabor resultando un caldo perfecto para enriquecer numerosas recetas. De hecho, este ingrediente va adquiriendo cada vez más relevancia en la alta cocina. ¿Quieres saber cómo sacarle todo el partido? ¡Apunta estos sencillos trucos!

Conservas al natural

Aunque creas que no, el líquido de las conservas al natural puede ser una verdadera joya en la cocina. Prueba a añadirlo a un fumet de pescado y verás cómo realza su sabor en cuestión de segundos. Otra idea que no falla es añadirlo al agua de cocción de la pasta si vas a hacer una receta marinera. Por ejemplo, a unos espaguetis frutti di mare. Tus guisos de pescado se elevarán al siguiente nivel si les añades el caldo de navaja o de berberecho. Y, por supuesto, el líquido de gobierno puede utilizarse para aderezar ceviches mezclado con ralladura y zumo de lima y limón, cebolleta y cilantro.

Lo mejor para poder beneficiarnos de su sabor en múltiples recetas es congelarlo en una cubitera, y así tenerlo disponible cuando queramos.

Conservas en aceite

El aceite presente en las latas de bonito, atún o sardinas absorbe todo el sabor de estos productos, y por tanto, tirarlo por el fregadero es un verdadero crimen. ¿Cómo aprovecharlo? Pues muy sencillo: como aliño de ensaladas o sustituto del aceite de oliva tradicional para saltear alimentos. Otro modo de emplearlo en la cocina es como un ingrediente más de salsas tipo pilpil o una mayonesa. Eso sí, acuérdate primero de filtrar bien el aceite y si vas a usarlo, que provenga de una conserva de buena calidad (mejor aceite de oliva que de girasol). Además, ten en cuenta que a medida que envejece la lata, más sabor tiene su contenido.

Escabeches

El escabeche de los mejillones no debería terminar en el fregadero, pues tiene muchos usos culinarios. ¿Has probado a mojar las patatas chips en él? Simplemente delicioso. También es estupendo para agregar al pescado cocido a la plancha, al que aporta un sabor excepcional. Prueba también a hacer pasta y añadirle un pequeño toque de escabeche, ¡te encantará!

Continúa leyendo