¿Sabías que existe un té azul? Descubre sus beneficios y cómo prepararlo

Conocido bajo el nombre de té oolong, se trata en realidad de una variedad de té poco consumida, pero que merece la pena descubrir.

Se estima que, cada día, más de 159 millones de estadounidenses beben té. Cualquier tipo o variedad. Aunque es cierto que el té negro se convierte en una de las variedades más populares, a la vez que más consumidas. De hecho, de acuerdo a las estadísticas de Tea Association, en el año 2018 alrededor del 84% de todo el té que se consumió era té negro, mientras que un 15% era té verde.

Esto significa que apenas quedaría un 1% para otras variedades de té, como el té blanco o el té rojo. Y dentro de este grupo también nos encontramos al té Oolong, habitualmente también conocido como té azul. Representa solo el 2% del consumo total de té en el mundo, pero se trata de una opción tremendamente valiosa, que al menos merece la pena descubrir una vez en la vida.

Su principal peculiaridad es que combina las cualidades de los tés verdes y oscuros, con interesantes beneficios para la salud. Es capaz de reducir el estrés, ayudándonos a relajarnos, a la vez que aumenta el metabolismo.

¿Qué es el té azul? En qué consiste el té Oolong

Básicamente consiste en un té chino tradicional. Como cualquier otra variedad de té (sin contar, claro está, el también denominado como té rooibos), está elaborado a partir de las hojas de la planta Camellia sinensis. Pero como ocurre con otros muchos tipos, en realidad la diferencia principal que proporciona las características o particularidades al té Oolong es cómo se procesa.

En el caso concreto de esta variedad, se trata de un tipo de té que está parcialmente oxidado, y esta peculiaridad es el principal responsable tanto de su color como de su sabor tan característico. Podríamos decir que se sitúa en medio entre el té verde, que no se oxida demasiado, y el té negro, el cual sí se oxida hasta adquirir su color oscuro.

Nutrientes que encontramos en el té Oolong

Desde un punto de vista nutricional se trata de una variedad de té similar al té verde y al té negro. De hecho, contiene vitaminas, minerales y antioxidantes naturales útiles cuando su consumo es regular.

Por ejemplo, una taza de té azul preparado aporta aproximadamente los siguientes valores nutricionales:

  • Cafeína: 36 mg.
  • Manganeso: 26% de la CDR.
  • Fluoruro: 24% de la CDR.
  • Potasio: 1% de la CDR.
  • Sodio: 1% de la CDR.
  • Magnesio: 1% de la CDR.

También aporta niacina (vitamina B3) y teanina, un aminoácido responsable de su efecto relajante. 

Además, entre los principales antioxidantes naturales que encontramos en el té Oolong, conocidas bajo el nombre de polifenoles del té, destacan especialmente las arubiginas, teaflavinas y el EGCG. De acuerdo a la investigación, estos compuestos son los principales responsables de la mayoría de los beneficios que aporta este té para la salud.

Puede ayudar a mejorar la salud del corazón

Un consumo regular de antioxidantes del té puede ser de enorme utilidad a la hora de mejorar la salud de nuestro corazón. En lo que se refiere a cualquier variedad de té, distintos estudios han indicado que ayuda a mejorar la presión arterial y a reducir los niveles elevados de colesterol en sangre.

Un estudio llevado a cabo en Japón en el que participaron más de 76.000 personas observó que  quienes tomaban una taza (240 ml) o más de té Oolong al día presentan un riesgo menor de enfermedad del corazón. Concretamente, un 61% menos.

Por otro lado, otro estudio realizado en China constató que quienes tomaban 480 ml de té Oolong al día (el equivalente a 2 tazas diarias), presentaban un 39% menos de riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Puede ser útil para prevenir la diabetes

Como han mostrado distintos estudios, se cree que los antioxidantes presentes en el té (concretamente los antioxidantes polifenólicos) son útiles para reducir los niveles de azúcar en sangre, y para aumentar la sensibilidad a la insulina.

Distintos estudios han observado vínculos entre el consumo regular de té y un mejor control del azúcar en la sangre, además de un riesgo muchísimo menor de desarrollar diabetes tipo 2.

En el caso particular del té azul, aunque es cierto que los estudios llevados a cabo hasta el momento no son tan populares en comparación con el té negro o el té verde, una revisión publicada recientemente encontró que quienes tomaban 720 ml de té Oolong al día presentaban un 16% menos de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Mientras que otro estudio también indicó que aquellas personas con diabetes que consumían 1.5 litros diarios de té Oolong, durante un período de 30 días, al finalizar la investigación presentaban niveles de azúcar en la sangre hasta un 30% más bajos.

Puede mejorar la función cerebral

Distintas revisiones llevada a cabo recientemente han mostrado que el té es una bebida natural capaz de mantener la función cerebral, así como ser útil en la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

Por un lado, el té es rico en cafeína, que puede aumentar la liberación de dopamina y noradrenalina, los cuales mejoran la atención, el estado de ánimo y la función cerebral. Por otro lado, también contiene teanina, un aminoácido presente en esta bebida que también puede ayudar a aliviar la ansiedad y aumentar la atención, mientras que los polifenoles ejercerían un efecto calmante.

Cómo preparar té azul fácilmente en casa

Lo cierto es que la elaboración del popular té azul no difiere del resto de variedades de té, aunque es verdad, como probablemente sepas, que muchos tipos tienen características diversas de preparación, sobre todo en cuanto a tiempo de infusión y temperatura del agua.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua
  • 1 a 2 cucharaditas de té azul (té Oolong)

Preparación:

  1. Calienta el agua. Coloca el agua en una tetera y caliéntala, controlando la temperatura, hasta 80-90 ºC. Alternativamente, puedes optar por hervir agua en una cacerola al fuego, y dejar que se enfríe a la temperatura adecuada, midiéndola con la ayuda de un termómetro de cocina.
  2. Precalienta la tetera o la taza. Se trata de un paso opcional, pero es fundamental para disfrutar del té mucho mejor. Consiste básicamente en verter una pequeña cantidad de agua hirviendo en la tetera o en la taza antes de preparar el té.
  3. Hojas de té. Mide entre 1 a 2 cucharaditas de té Oolong.
  4. Coloca las hojas en la tetera o taza. Dependiendo de si utilizas una taza o tetera, coloca directamente las hojas, o bien con la ayuda de un infusor.
  5. Vierte el agua. Vierte el agua caliente, a la temperatura correcta, sobre las hojas de té.
  6. Tapa la tetera o la taza con cuidado. Si utilizas la taza, bastará con la ayuda de un plato pequeño.
  7. Tiempo de reposo. Dependiendo de cada preferencia personal, el té puede dejarse en infusión entre 1 a 5 minutos. Lo ideal es probar el té transcurrido 1 minuto, y luego cada 30 segundos para conseguir el sabor y aroma deseados.
  8. Tan pronto como el té esté listo, retira las hojas de té y vierte la bebida restante con la ayuda de un colador.

Continúa leyendo