Vídeo de la semana

Trucos para hacer una sopa de pescado deliciosa

La sopa de pescado no es difícil de preparar, solo hay que tener en cuenta ciertos aspectos clave. Te contamos todo lo que tienes que saber para que te quede siempre perfecta.

La sopa de pescado es uno de los clásicos de la gastronomía española. Suele prepararse en Navidad, aunque cualquier momento es bueno para disfrutar de esta receta. No solo es deliciosa, sino también muy saludable, gracias a que incorpora todo tipo de pescados y mariscos. Estos ingredientes aportan un montón de nutrientes, como proteínas de alta calidad, Omega 3, yodo y hierro. 

Este delicioso plato se prepara con un fondo de trozos de pescado y marisco. Se trata de una receta muy fácil y rápida que cualquiera puede preparar si tiene en cuenta ciertos aspectos básicos. ¡Apunta!

El caldo, la clave de todo

El secreto para hacer una buena sopa de pescado y marisco está en el caldo. Aunque se puede comprar ya hecho, lo cierto es que siempre es mejor que lo hagamos en casa puesto que es mucho más saludable. Además, de este modo podemos aprovechar  para dar salida a esos restos de pescado y verdura que tenemos en la nevera y en el congelador.

Suele prepararse con cabezas y espinas (sin ojos ni agallas) de rape, pues es uno de los pescados cuyo sabor es más intenso. También puede hacerse con restos de dorada o merluza, aunque la mejor opción siempre son los pescados de roca o morralla, pues aportan un gran sabor.  Asimismo, la variedad en lo que a los mariscos respecta también es amplia, y es que sale espectacular con casi cualquiera que queramos añadir, como por ejemplo gambas, langostinos, pulpo, mejillones o almejas. Las cáscaras y cabezas de los mariscos pueden incluirse y de hecho, deberías hacerlo si quieres una sopa de pescado muy sabrosa.

¿Y los vegetales? Podemos incluir vegetales de todo tipo, aunque los más habituales son la zanahoria, el puerro y la cebolla. La clave es que la base vegetal sea abundante, pero que no tengan un sabor muy potente pues sino van a enmascarar el sabor del resto de ingredientes.

Si quieres que el sabor quede bien concentrado, te recomendamos que no agregues demasiada agua. Es decir, que esta no rebase los ingredientes, pues así te aseguras de que el caldo tenga mucho sabor. La cocción de los ingredientes no requiere de mucho tiempo, 30 minutos serán más que suficientes. Puedes elaborarlo en grandes cantidades y congelarlo en porciones. De este modo lo tendrás siempre a mano para cuando vayas a hacer una receta que contenga caldo de pescado.

El resto de ingredientes

Puedes añadir un poco de azafrán, eneldo o guindilla para un toque extra de sabor. Eso sí, siempre en cantidades pequeñas que no enmascaren el sabor de los verdaderos protagonistas de la receta, el pescado y el marisco. También hay quienes añaden patata, pasta, trocitos de pan o arroz, pero si quieres una receta ligera, lo mejor es que prescindas de ellos.

También son bienvenidos los trozos de pescados como la merluza, el rape o el bacalao, además de mariscos como almejas, mejillones, berberechos, gambas o langostinos. Eso sí, asegúrate de no cocerlos demasiado, pues quedará una textura chiclosa.

Continúa leyendo