Claves para disfrutar del café en casa como un auténtico barista

Repasamos todos los pequeños detalles del proceso para que puedas mejorar el resultado final de tu café casero.

Si te gusta mucho el café pero no consigues que se parezca al que te sirven en tu establecimiento favorito para tomar esta bebida, ya sea de especialidad o no, toca repasar la rutina y las herramientas que tienes para hacerlo en casa. Esta es la única forma de poder mejorar el proceso y acercarte a lo que tanto deseas: disfrutar de un café en casa como un auténtico barista. 

A continuación, enumeramos cuales son las claves que debes tener en cuenta para lograrlo. Y aunque conseguir algunas de ellas implica rascarse el bolsillo, hay varias en las que es el conocimiento y la práctica lo que te ayudará a mejorar tu café casero.

La cafetera

No, la cafetera de cápsulas no te garantiza el mejor café casero. Ya puede decir George Clooney misa. Hay al menos cuatro tipos de cafeteras que mejoran a esta: la italiana, por supuesto, siempre y cuando esté limpia y en buenas condiciones, pero también la francesa, ideal para cafeteros que los prefieran suaves; la Aeropress, una máquina concreta que funciona en un émbolo con filtro que se acciona de forma manual; y, como no, las cafeteras de expreso, que son las que más se parecen a las que encuentras en un bar. El problema de estas últimas es que es muy complicado encontrar modelos que den un rendimiento óptimo a un precio controlado. Dicho de otro modo, las buenas son muy caras.

La materia prima

En opinión del equipo del café Yasemin & Tuncel, un espacio de referencia para los amantes del mejor café en el madrileño barrio de Chamberí, apuntan a la materia prima como lo más importante para disfrutar del café en casa como un barista. “Ya sea en grano o molido, el café de especialidad es cultivado por lo general a gran altura, en lugares con microclimas concretos y suelos específicos y seleccionado cuidadosamente”, explican. Ellos utilizan café de  Brasil, Etiopía y Guatemala, pero hay más países que producen café de primera calidad. Recuerda que los más aromáticos y prestigiosos son los de variedad arábica, mientras que los robusta son más planos en lo que respecta al sabor y también más económicos. De ello te hablamos en profundidad aquí

Mejor sin moler

El café molido pierde calidad con el paso de los minutos. Por ello, si quieres mejorar el resultado de tu café en casa y tienes herramientas y tiempo para ello, lo ideal es molerlo justo antes de utilizarlo. También es recomendable que el tueste del café se realice lo más cerca de su consumo, tal y como hacen en Yasemin & Tuncel, donde se tuesta a diario. En grano, el café conserva mucho mejor toda su esencia. 

El tostado

El equipo de Yasemin & Tuncel incide en el tostado como otra de las claves para preparar el café en casa. “Conocer las técnicas, los tipos y los grados de tostado del café es una de las partes fundamentales para lograr preparar el café perfecto”, dicen. “No es lo mismo elegir un café a tostar para preparar un capuccino o un latte, que necesitan granos más dulces y pensados para maridar bien con leche, que para hacer un café filtrado, en los que se busca especialmente las notas afrutadas”, añaden. Por este motivo, Tuncel Toprak, barista experto en café, pone en valor el tostado artesanal, algo que lógicamente en casa es más difícil de hacer. “Se puede jugar con el cuerpo del café, dejándolo más ligero o más denso, en función del grano que tostamos. De esta forma, a la hora de preparar una taza lograremos sacar todo su potencial”, explica. 

Mejor solo

Para gustos están los colores, pero si apostáis por comprar una materia prima de máxima calidad, lo ideal es consumirlo solo, sin leche. “Sin embargo, son muchos los amantes del café cortado, con leche, latte o capuccino, de ahí que el manejo de la leche sea otra de las piezas esenciales del café perfecto”, matizan desde el café Yasemin & Tuncel. Como ya hemos explicado antes, existen variedades de café que se adaptan mejor a los formatos con leche.

El latte art

El toque extra final a todo café de calidad es lo que se conoce como ‘latte art’, que cobra peso si se marida esta bebida con leche. El equipo de Yasemin & Tuncel explica que es más fácil de lo que parece rematar así un café en casa. “El primer paso es texturizar la leche, que siempre debe ser entera, ni light ni descremada, esto es lo que nos permitirá crear su propia espuma”, indican. Para conseguirlo, continúan, “basta con apoyar la jarra sumergiendo hasta la mitad las varillas eléctricas o el vaporizador, y esperar hasta que doble su volumen y consiga una textura sedosa y suave. Una vez hecho esto, mover la jarra realizando círculos hasta dejar la espuma arriba y cuidadosamente verter la parte líquida sobre la taza”, concluyen. Este es el momento en el que puedes dibujar en la parte superior de tu café, siempre y cuando tengas tacto, mano y equilibrio para ello.
Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo