Cómo hacer leche de almendras fácilmente

¿Sabías que es perfectamente posible aprender a elaborar en casa nuestra bebida vegetal de almendras, fácilmente y en pocos minutos? No te pierdas los pasos a seguir con esta sencilla pero deliciosa receta.

Cómo hacer leche de almendras fácilmente
Foto: Istock

Cuando seguimos un estilo de vida vegano, un tipo de alimentación vegetariana, o simplemente no podemos o no deseamos consumir alimentos y bebidas de origen animal, las bebidas vegetales (popularmente conocidas como leches vegetales) pueden convertirse en una alternativa bastante interesante.

Básicamente, una leche vegetal consiste en una bebida producida a partir de ingredientes de origen vegetal, principalmente semillas oleaginosas o cereales, destinadas sobre todo a reemplazar la leche de origen animal.

Su aspecto es, por tanto, bastante parecido al de la leche de vaca, de oveja o de cabra, y pueden ser utilizadas de la misma manera, en el consumo diario: por ejemplo, en el desayuno acompañada de tostadas o pan integral y cereales, o en la merienda con un poco de cacao sin azúcar.

Eso sí, sus composiciones nutricionales difieren un poco cuando las comparamos con la composición nutritiva que encontramos en la leche animal. Pero esto no significa necesariamente que sean menos nutritivas o saludables.

¿Sabías que, desde hace pocos años, el nombre comercial de “leche” para productos distintos de la leche animal está originalmente prohibido en la Unión Europea? Por este motivo, muchas marcas tuvieron que modificar el nombre de sus productos, sustituyendo el nombre de leche vegetal a bebida vegetal.

Sea como fuere, no hay duda que este tipo de bebidas vegetales son una excelente alternativa a la leche de vaca, sobre todo para personas con intolerancia a la lactosa. Y en otros casos en los que, por ejemplo, no presentan problemas con la tolerancia a la lactosa, pero sí tienen dificultades para digerir las proteínas naturalmente presentes en la leche de vaca (como la caseína).

Finalmente, es evidente que tanto los vegetarianos como los veganos, que han eliminado de sus comidas cualquier tipo de alimento de origen animal, pueden sustituir tanto la leche de vaca como sus derivados por bebidas vegetales como la leche de almendras, sobre la que te hablaremos a continuación.

¿Qué es la leche de almendras? ¿Cuál es su composición nutricional y qué beneficios ofrece?

La leche de almendras consiste en una bebida de origen vegetal que se obtiene a partir de la trituración de las almendras enteras, mezcladas con agua. Posteriormente, una vez trituradas, la bebida es filtrada para obtener un líquido sin trozos.

Como ocurre con el resto de bebidas vegetales, no contiene lactosa, de forma que se caracteriza por ser mucho más digerible que la leche de vaca. Y, además, es especialmente adecuada para todas aquellas personas que tienen intolerancia a la lactosa.

Es más, como te hemos indicado ya, se trata de una bebida cien por cien vegetal, de manera que es una alternativa excelente para vegetarianos y veganos.

Receta de leche de almendras
Foto: Istock

Desde un punto de vista nutritivo, un vaso de bebida de almendras tiene menos calorías que un vaso de leche de vaca. Aunque, evidentemente, todo dependerá del nivel de azúcar presente en la receta, ya que algunas opciones que encontramos en los supermercados contienen azúcar como ingrediente añadido, una opción, es cierto, no tan aconsejada ni recomendada.

Además, si la comparamos con la leche de vaca, la bebida de almendras continúa siendo muy baja en grasas saturadas.

No obstante, aún cuando las almendras enteras son muy ricas en proteínas, ácidos grasos insaturados, fibra y vitamina E, no ocurre lo mismo con la bebida, ya que la almendra únicamente constituye una parte realmente pequeña (apenas un 5 por ciento), por lo que muchos de los nutrientes que sí encontramos en las almendras enteras no están presentes en su bebida vegetal.

Receta de leche de almendras: cómo hacerla en casa

Ingredientes:

  • 1 taza de almendras crudas
  • 3 tazas de agua (más para remojar)
  • 2 dátiles (opcional)
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla

Elaboración:

Comenzamos reuniendo todos los ingredientes. En un cuenco grande, ponemos las almendras y añadimos la suficiente agua como para cubrirlas por completo. Las dejamos en remojo durante toda la noche.

A la mañana siguiente, escurrimos el agua de las almendras y desechamos el líquido. 

Mezclamos las 3 tazas de agua con las almendras, los dátiles y la vainilla. Y procesamos en un procesador de alimentos, o en la batidora, hasta que todos los ingredientes se hayan mezclado bien y casi no tenga grumos.

Colamos la mezcla de almendras sobre una taza medidora grande con la ayuda de un colador de malla fina. Si lo deseas, puedes guardar la pulpa de almendras para usarla para cualquier otra receta (por ejemplo, es ideal en bizcochos o para la elaboración de deliciosas galletas caseras).

Para terminar, puedes servir inmediatamente o conservar en la nevera para servirla fría un poco más adelante.

Cómo conservarla:

Durante tres o cuatro días, la leche de almendras se conservará muy bien en la nevera. Bastará con almacenarla en una jarra de cristal, que además será útil para servirla más fácilmente.

Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo