Leche de avena: así puedes preparar la bebida más nutritiva en casa

Fácil de digerir, es una de las mejores alternativas vegetales a la leche de vaca. Así puedes prepararla en casa.

leche de avena
iStock

La leche de avena es una de las leches vegetales más populares que se consumen en la actualidad. Muy fácil de digerir y muy nutritiva -por su gran aporte en fibra, carbohidratos, grasas y proteínas-, es una de las mejores alternativas a la tradicional leche de vaca. Además, la avena es rica en todas las vitaminas del grupo B, en hierro, calcio, sodio, potasio, fósforo, magnesio u omega 6; por lo que su leche es bastante saciante y beneficiosa para la flora intestinal, y ayuda, entre otras muchas cosas, a reducir el colesterol.  ¿Qué más se le puede pedir?

Ya sea porque prefieres su sabor, porque eres vegetariana o vegana o porque eres intolerante a la lactosa, es probable que hayas probado la leche de avena en más de una ocasión. Si ahora estás pensando en empezar a elaborarla directamente en casa, te alegrará saber que es muy fácil y que lleva menos tiempo del que imaginas. Toma nota de los ingredientes y los pasos que necesitas para ello.

  • 100 gramos de copos de avena o granos de avena
  • 800 ml de agua mineral o filtrada.
  • Una pizca de sal
  • 1 cucharadita de semillas de sésamo (opcional)
  • 2 o 3 dátiles sin hueso (o una cucharadita de sirope de arce, ágave o miel)
leche de avena
iStock

¿Cómo preparar leche de avena en casa?

Para empezar, vuelca los granos de avena en un tarro de cristal y cúbrelos con dos dedos de agua por encima de ellos. Deja la mezcla reposar en remojo durante al menos 8 horas, por la noche. Si utilizas copos de avena en lugar de granos, puedes saltarte este paso.

Transcurrido el tiempo de remojo (en caso de los granos), o directamente cogiendo los copos, cuélalos y enjuágalos bajo el agua del grifo. Pon los copos en la batidora, añade la pizca de sal, el agua mineral o filtrada y tritura todo durante unos minutos hasta que consigas una especie de papilla.

Por último, coloca una gasa o bolsa de filtrado para poder separar la leche obtenida de los restos de avena, apretando y exprimiendo la mezcla todo lo que puedas. ¡Y listo! Si quieres endulzar o aromatizar esta leche, puedes triturarla junto con los dos dátiles o mezclarla con una cucharadita de sirope de ágave, de arce o miel; aunque también puedes endulzarla en el momento en el que te la vayas a tomar, con azúcar, edulcorante o incluso canela o cacao. ¡Y a disfrutar!

Continúa leyendo