Pasos básicos para catar un vino

¿Has ido alguna vez a una cata de vino y no has sabido qué hacer? ¿No te parece que todo el mundo está actuando? ¿Realmente hay que hacer tantos movimientos?

Sigue leyendo porque a continuación te mostramos la forma más postureta de realizar una cata de vino (y quedar como un dios) en seis pasos:

1. Lee siempre la etiqueta de la botella antes de que comience la cata (procura que nadie se dé cuenta).

2. Huele el corcho nada más abrir la botella y asiente con la cabeza.

3. Levanta el dedo meñique siempre que cojas la copa.

4. Cierra los ojos cuando estés oliendo el vino durante al menos 5 segundos.

5. Exprese su aprobación con sonidos muy efusivos.

6. Tome siempre el vino como si de un enjuague bucal se tratase. Haz mucho ruido y escúpelo sin tragar nada.

Recuerda que:

- Los vinos blancos siempre huelen a manzana.

- Los vinos tintos siempre huelen a cereza.

- Los vinos rosados huelen a fresas.

- Los vinos espumosos huelen a panadería.

- Los vinos de crianza huelen a vainilla.

- Los vinos dulces siempre huelen a uvas pasas.

Hasta aquí la guía básica para hacer una cata de vinos y no parecer un principiante. Si por el contrario, quieres hacer una cata de vino de verdad, estos son los tres pasos esenciales para sacar todo el partido a esa gran botella de vino.

Paso 1. LA VISTA

Inclina la copa sobre un fondo blanco. Observa el color, el tono, la intensidad. Gira la copa para ver el cuerpo, la textura y la graduación alcohólica del vino.

Paso 2. EL OLFATO

Gira la copa, airea el vino y libera sus componentes aromáticos. Introduce la nariz en la copa e inhala profundo: ¿a qué olores te recuerda? Intenta identificarlos.

Paso 3. EL GUSTO

Toma un pequeño trago que cubra toda la lengua, aspira un poco de aire y gira un poco el vino dentro de tu boca. ¿qué sabores encuentras?

Continúa leyendo