Crema de acelgas y cebolletas: el acompañamiento perfecto para tus platos de pasta

Esta salsa cremosa es perfecta para sustituir a la clásica pasta alfredo. Se prepara con acelgas y está deliciosa. ¡Toma nota de su receta!

crema acelgas y cebolletas
iStock

¿Te gusta la pasta alfredo? Si te chupas los dedos cada vez que tomas espaguettis o fetuccine con esta salsa hecha con queso parmesano, mantequilla y espinacas, esta versión que te proponemos también te gustará. Te enseñamos a preparar una deliciosa crema de acelgas y cebolletas, una crema que puedes tomar bien por separado, o bien utilizar para acompañar tus platos de pasta, si le añades un poco de queso parmesano la mezcla. 

Es cremosa, nutrititva y tiene un sabor suave que gustará a todos los paladares. ¿Interesada en conocer su receta? Te la contamos.

Ingredientes:

  • 1 manojo de acelgas de 1 libra, sin tallos gruesos y hojas cortadas en tiras
  • 3 cebolletas con las puntas recortadas, blancas y algunas partes verdes cortadas en finas monedas
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 3 cucharadas de harina para todo uso
  • 1 1/4 tazas de leche
  • Sal y pimienta
  • Parmesano (opcional)

Paso a paso

Para empezar, lava las acelgas. No es necesario secarlas, después colócalas en una olla grande a fuego alto. Cocínalas con la tapa puesta, con solo el agua adherida a las hojas, revolviendo ocasionalmente hasta que se ablanden, aproximadamente durante 6 minutos.

Después presiona y exprime el exceso de líquido de las acelgas. Puedes hacerlo de varias maneras, ya sea exprimiéndolo con una gasa, poniéndolo en un colador de malla y exprimiendo la humedad con una espátula o una cuchara grande o dejándolo enfriar el tiempo suficiente.

A continuación limpia la olla grande para poder usarla nuevamente. Calienta la leche en una cacerola pequeña a fuego moderado, revolviendo, hasta que esté tibia y manténla caliente. Mientras tanto, cocina la cebolla y el ajo junto con la mantequilla en la olla grande del principio, a fuego moderadamente bajo, revolviendo ocasionalmente, hasta que se ablanden, aproximadamente durante otros seis minutos. 

Agrega la harina y bate los ingredientes con fuerza durante 3 minutos. Después agrega la leche caliente despacio, batiendo constantemente para evitar que salgan grumos y cocinando todo a fuego lento, batiendo, hasta que espese, de tres a cuatro minutos.

Por último agrega las acelgas escurridas, luego sal y pimienta al gusto y cocina la crema, revolviédola hasta que esté completamente caliente y hecha. ¡Y lista! Puedes tomar esta crema sola -como entrante- aunque nosotras te recomendamos utilizarla para acompañar platos de pasta que están deliciosos. Para ello sólo tienes que añadir parmesano en el último paso, cuando agregues las acelgas a la mezcla. ¡Y a disfrutar!

Continúa leyendo