Vídeo de la semana

Crema de calabaza con croutons: la sopa perfecta de invierno

Aprende a preparar este plato tan reconfortante con uno de los ingredientes más agradecidos del otoño: la calabaza. ¡Toma nota!

crema de calabaza
iStock

La calabaza es uno de los alimentos más agradecidos de todo el otoño. Esta hortaliza de color naranja es rica en minerales y vitaminas, es muy ecónomica en esta época del año y por si fuera poco, admite multitud de elaboraciones: queda bien en ensaladas, smoothies, tartas, bizcochos, revueltos… ¡incluso se puede elaborar una deliciosa sopa con ella!

Para preparar crema de calabaza se suele utilizar una variedad especial -la llamada calabaza moscada o buttebutternut squash en inglés-, un tipo de calabaza alargado con un sabor dulce a nuez, algo más distinto al sabor de una calabaza normal redonda. Puedes encontrarla en supermecados, fruterías o tiendas especializadas. Si te apetece conocer cómo preparar esta rica y reconfortante crema de calabaza para estos días de otoño (e invierno), toma nota de su sencilla receta. Sólo necesitas un par de ingredientes y menos de 30 minutos de tu tiempo para elaborarla. ¡Toma nota!

Ingredientes:

  • 400 gramos de calabaza
  • 1 patata mediana
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • 8 cucharadas de aceite de oliva
  • Una pizca de sal

Cómo preparar crema de calabaza con croutons

Para empezar, pon cinco vasos de agua a cocer a fuego lento en una cazuela. Mientras tanto, lava bien la calabaza y córtala primero en tiras y luego en daditos. El objetivo es conseguir trozos lo más pequeños posibles. Pela también las zanahorias y el puerro, junto con la patata, y corta todo en pequeñas rodajas.

Introduce todas las verduras picadas en la cazuela y añade también dos cucharadas de aceite de oliva y sal (con media cucharadita bastará) a tu gusto. Pon la tapa a la cazuela y deja cocer todos los ingredientes durante 20 minutos a fuego medio, revolviendo la mezcla de vez en cuando.

Pasado ese tiempo, abre la cazuela y tritura todos los ingredientes bien con una batidora eléctrica durante un par de minutos, hasta que consigas obtener una crema homogénea. ¡Y listo!

En el momento de servir la crema (recién hecha y caliente), puedes decorarla con unas tiritas muy finas de puerro (reservado anteriormente), o con unos croutons de pan frito, que quedan muy bien con todas las cremas al aportar un toque crujiente. También puedes añadir pequeños trocitos de jamón serrano o incluso daditos de bacon frito al plato. ¡Y a disfrutar! Esta sopa te sentará de maravilla en los días de más frío. ¿Y lo mejor de todo? Está riquísima, es super nutritiva y muy saludable.

Continúa leyendo