Cremas deliciosas para este invierno

Pocas cosas hay más apetecibles que una crema calentita cuando el frío aprieta. Te descubrimos nuestras favoritas.

cremas
Cremas (Foto: iStock)

De la misma forma que nuestro cuerpo nos pide a gritos gazpacho y salmorejo a todas horas cuando llega el verano, pocas cosas hay más apetecibles en invierno que una buena crema. Y no solo por lo rápido que logra que entres en calor, sino porque es saludable, fácil de comer ligera y de fácil digestión, por lo que se convierte en el plato perfecto para las noches de frío. 

Además, si eliges bien las recetas, también puedes añadir a esta lista de ventajas lo sencillas que son de cocinar porque en muchos casos no necesitarás más que cocer todos los ingredientes en una olla,  pasarlos después con un robot de cocina o una buena batidora hasta darles la textura perfecta y, por último, añadirle el topping que más te guste que pueden ser unos frutos secos, un huevo poché o un poco de queso, por ejemplo. Y, créenos, hay combinaciones que nunca se te hubieran ocurrido y están verdaderamente deliciosas. 

Crema de espinacas, puerro, pistachos y patata

Las verduras de temporada son las primeras en las que te debes fijar a la hora de elaborar las cremas para que cojan el mejor sabor posible. En este caso te proponemos una combinación de ingredientes que se encuentran todo el año como son la patata, el puerro y las espinacas, a la que se puede añadir pistachos y un poco de queso rallado o unos rabanitos para que le aporten más matices al sabor. 

Crema de calabaza y ricotta

Aunque la temporada de la calabaza dura aproximadamente hasta noviembre-diciembre, es muy fácil encontrarla durante todo el año y su sabor nos gusta tanto en crema que recurrir a ella es muy habitual también en invierno. Hay varias combinaciones que funcionan: con calabacín, un clásico de siempre; asada con manzana y una pizca de curry, nuez moscada y jengibre; con sidra, rúcula y avellanas; o con una mezcla de especias, queso ricotta y grana padano. Todas ellas para chuparse los dedos. 

Crema de brócoli

Si eres de las que no soporta la textura del brócoli, prueba a tomarlo en crema. Puedes hacerla simplemente con calabacín, con maíz y lacón o con queso chedar. En todas ellas se mantiene su característico color verde que le convierte en una opción de lo más sorprendente. 

Crema de coliflor

Coliflor, cebolla, patata, puerro, caldo de pollo y yema de huevo es una mezcla de las más sorprendentes si hablamos de cremas. También puedes probar a unir a la coliflor con unas hebras de azafrán, vino blanco, patatas y chicharrones; o a simplemente cocinarla con cebolla, puerro y un poco de vino blanco. 

Crema de canónigos

Canónigos, berros, caldo de verduras, patata, una pizca de pimentón y tomillo son los ingredientes de esta crema que te ofrece una manera diferentes de tomar esta hoja verde que siempre degustamos en ensalada. Puedes completarla con un filete de pollo o un pescado a la plancha y tendrás un menú saludable y delicioso. 

Crema de calabacín y jengibre

El calabacín es una de las verduras que más se utiliza a la hora de elaborar cremas. Con jengibre la mezcla está llena de matices, con patata y cebolla es ideal para quienes buscan sabores tradicionales, con almendras y pollo es otra idea e incluso con puerro y gambas proponen algunos chefs.

Continúa leyendo