Errores típicos al hacer salmorejo

El salmorejo es una crema fría con mucho éxito en épocas calurosas. Si te atreves a prepararla en casa debes conocer estos errores que se suelen cometer en su elaboración. Conociéndolos seguro que quedáis como un auténticos chefs ante los invitados.

Errores al elaborar salmorejo
Freepik

Hacer salmorejo es una excelente opción, sobre todo en épocas de calor. Además de sabrosa y refrescante, esta sopa fría es muy sencilla y rápida de hacer.

Aunque bien es cierto que hay distintas maneras de preparar un salmorejo, hay varios errores que pueden llegar a estropearlo. Para que no los cometas, vamos a contarte cuáles son.

Es bueno triturar el tomate con piel, ya que con eso aportarás consistencia y espesor al salmorejo, mejorando también su digestión.

Lo que no debes hacer al preparar salmorejo

Como hemos dicho antes, hay varias formas de hacer el salmorejo, y la mayoría de ellas con válidas. Lo que sí que puede perjudicar mucho el resultado final es el hecho de cometer alguno de los siguientes fallos:

Usar malos ingredientes

Debido al origen humilde de la elaboración de esta sopa fría, en una época en la que había una gran cultura del aprovechamiento, se sigue acostumbrando a usar pan duro o tomates algo pasados a la hora de prepararlo. Pero lo cierto es que esto no es lo más aconsejable si se quiere conseguir un buen salmorejo.

Pudiendo utilizar pan reciente, ¿por qué usar pan duro para hacer un salmorejo? El resultado final se resentirá, pues tanto su textura como sus propiedades van mermando a medida que pasan los días. Lo mismo pasa con el tomate y con el aceite (el más recomendado es el aceite virgen extra). En el salmorejo todos sus ingredientes son importantes, y su sabor dependerá mucho del equilibrio entre todos ellos. 

El pan recomendado a la hora de hacer esta sopa fría es el que tiene la miga prieta y la corteza no muy tostada.

El  tomate ideal para hacer salmorejo es aquel que está maduro, es decir, que lo toques y se note que está blandito (pero tampoco demasiado). También hay que sacar el tomate un día o dos antes de la nevera, pues con el frío se ahuecan.

A la hora de elegir las variedades de tomates que vas a utilizar, los expertos recomiendan jugar con ellas. Por ejemplo, usando tomate de pera y tomate en rama en una proporción aproximada de un 60%-40%. Es bueno triturar el tomate con piel, ya que con eso aportarás consistencia y espesor al salmorejo, mejorando también su digestión.

Tomarlo mucho después de hacerlo

Lo aconsejable una vez que se acaba de hacer el salmorejo es dejar que repose durante aproximadamente una hora. Hay que servirlo frío en un bol o plato hondo.

En el caso de que enfríes el salmorejo en la nevera, tienes que sacarlo media hora antes de servirlo. Hay que tener cuenta que si se ha guardado en la nevera tiene que comerse cuanto antes. No obstante, al día siguiente conservará su sabor, aunque a medida que pasen los días lo irá perdiendo.

Tratar de hacer salmorejo “reciclando” un gazpacho

Bien es cierto que el gazpacho y el salmorejo tienen algunas similitudes como el hecho de coincidir en varios ingredientes. Tal vez por eso hay quien cae en la tentación de hacer un salmorejo echándole más pan a un gazpacho creyendo que así podrán aprovecharlo. Un gran error, pues el salmorejo no lleva muchos de los ingredientes del gazpacho y el resultado será una mezcla espesa que no se parece a ninguno de los dos platos.

 

Y hasta aquí esta lista de errores que no debes cometer a la hora de hacer salmorejo. Como habrás visto, los ingredientes que utilices, el tiempo que esperes a consumirlo y otros detalles son cruciales a la hora de conseguir el mejor resultado posible.

También te puede interesar:

Continúa leyendo