Esta es la crema de zanahoria con garbanzos más deliciosa

Esta sopa super nutritiva y muy saciante es perfecta para días de otoño, aunque también puedes degustarla fría. ¡Aprende a prepararla!

sopa de zanahoria
iStock

Hace poco te mostramos todos los beneficios de la sopa de zanahoria y miso, una receta deliciosa, reconfortante y perfecta para los días de otoño en los que empieza a hacer frío. Pues bien… ahora te traemos una nueva versión de esta crema, mucho más contundente y con otro ingrediente protagonista de esta estación: los garbanzos.

La crema de zanahoria y de garbanzos está llena de nutrientes como las vitaminas especialmente la B1, la B6 y ácido fólico) y de minerales como el fósforo, el hierro o el magnesio. Esta legumbre multiusos también tiene una alta cantidad de fibra, lo que la vuelve muy saciante y perfecta si necesitas energía durante un tiempo prolongado de tiempo. ¿Y lo mejor de todo? ¡También es una receta vegana! Por lo que todo el mundo puede disfrutarla. ¿Interesada en aprender a preparar esta deliciosa sopa? Te contamos cómo. Sólo necesitas un par de ingredientes comunes en la nevera y menos de 30 minutos para tenerla lista.

Ingredientes

  • 300 gramos de zanahorias
  • 300 gramos de garbanzos cocidos de conserva o procedentes de un guiso que hayas preparado
  • 100 gramos de puerros
  • 2 dientes de ajo
  • 30 gramos de mantequilla
  • 50 mililitros de aceite de oliva extra virgen
  • 700 mililitros de agua
  • 500 mL de caldo de verduras
  • Sal y pimienta

Cómo preparar crema de zanahorias y garbanzos

Para empezar coloca en un vaso de batidora eléctrica los puerros previamente troceados, junto con el aceite, los 30 gramos de mantequilla y los 2 dientes de ajos picados muy bien. Tritura todos los ingredientes bien durante un par de minutos, hasta que consigas una crema suave y de aspecto homogéneo.

Por otro lado, lava y pela las zanahorias en trozos grandes. Añádela también al vaso de batir y vuelve a triturar toda la mezcla hasta que consigas una crema suave y sin grumos. Para terminar incorpora el caldo de verduras, el agua y la sal y la pimienta al gusto.

Cocina la crema durante unos 20 minutos aproximadamente y pasado ese tiempo, añade los garbanzos cocidos a la sopa. Tritura todo un par de minutos más para que se integren bien los ingredientes... ¡y listo! Puedes servir la sopa caliente, recién hecha, aunque también se puede disfrutar fría y en cualquier otra época del año. Acompáñala de picatostes o croutons de pan fritos y una ramita de perejil o tomillo. ¡Está riquísima y gustará a todo el mundo!

Continúa leyendo