Los errores más comunes al hacer gazpacho

¿A quién no le apetece un gazpacho cuando cae el verano? Muchos son los que se atreven a prepararlo en casa, y no es para menos, porque su elaboración es cómoda y rápida. Eso sí, hay que tener en cuenta algunos errores comunes para obtener un buen resultado. ¡Toma nota y prueba en casa!

Errores comunes al hacer gazpacho
Freepik

El gazpacho de tomate es una sopa fría tradicional de la gastronomía española; específicamente de la región de Andalucía, razón por la que se conoce también como gazpacho andaluz. Este plato típico destaca por su frescor y suele servirse durante el verano.

Para su preparación se emplean siete ingredientes, siendo el tomate el principal protagonista; mientras que los pimientos, el ajo, el pan, la cebolla, el pepino, la sal y el aceite, se unen para resaltar el sabor del tomate.

Pero, para cocinar el mejor gazpacho de tomate debes saber cómo hacerlo adecuadamente; de lo contrario, podrías incurrir en errores comunes que te echarán a perder la receta entera. Quédate con nosotros y descubre cuáles son.

 

Qué haces mal cuando preparas gazpacho

  • Seleccionar cualquier tipo de tomate. Para elaborar el mejor gazpacho de tomate, debes cerciorarte de escoger tomates de rama o pera bien maduros. Si utilizas otro tipo de tomate, estos no se encuentran en el punto perfecto de maduración, o ya están por echarse a perder, lo único que conseguirás es una sopa insípida y con mal olor.
  • No retirar el pedículo, la piel y las semillas del tomate. Si no cuentas con una batidora potente, te recomendamos escaldar los tomates en agua hirviendo para pelarlos con más facilidad. Obviar este paso te generará cambios desagradables en la textura de la sopa; ya que seguramente te encontrarás pedazos de piel y semillas en la preparación.
  • Triturar todos los ingredientes al mismo tiempo. El gazpacho es un plato que se prepara a un ritmo determinado. Si trituras todos los ingredientes en la batidora de un solo golpe, la sopa suele adquirir una textura grumosa que la arruina por completo. Lo ideal es que primero se licúen las verduras con el aceite de oliva y que después se agreguen las migas de pan previamente hidratadas con agua y vinagre.
  • No colar el gazpacho. La textura es la clave del mejor gazpacho de tomate. Para obtener una sopa sedosa, suave y sin grumos, lo más conveniente es utilizar el colador; de esta manera podemos filtrar los excedentes de la sopa.
  • Utilizar un vinagre de baja calidad y en exceso. Los vinagres de uso comercial pueden cambiar negativamente el sabor de gazpacho de tomate. Lo mejor a la hora de preparar esta receta es optar por el vinagre de jerez gran reserva. Por otro lado, debes ir agregando con cuidado y moderación este ingrediente, ya que su intensidad puede terminar eclipsando el resto de los sabores.
  • Usar hielo para enfriar el gazpacho. Como te dijimos al inicio de este post, el gazpacho es una sopa fría. Algunos cocineros suelen agregarle hielo para conseguir la temperatura ideal de este plato, pero lo que no saben es que el agua del hielo puede mermar el sabor de la preparación. En este sentido, lo que debes hacer es realizar la sopa con tiempo, de manera que puedas meterla en la nevera durante un par de horas antes de servir.

 

Para finalizar, te recordamos que el mejor gazpacho de tomate es aquel que se sirve con sus toppings correspondientes: los picatostes (trozos de pan frito con manteca de cerdo o aceite) y el picadillo de tomate, cebolla y pimiento son los básicos.

Los vinagres de uso comercial pueden cambiar negativamente el sabor de gazpacho de tomate.

Continúa leyendo