Descubre esta original ensalada de garbanzos, zanahoria y tahini

¿Cansada de las tradicionales ensaladas de siempre? Este revuelto de garbanzos crujientes, zanahoria rallada y pasta de tahini te conquistará.

ensalada de garbanzos y zanahoria
iStock

¿Cansada de las típicas ensaladas de siempre? Aunque estén muy ricas, se preparen sin apenas esfuerzo y sean muy frescas y ligeras, puede que las clásicas y repetitivas ensaladas a base de hojas de lechuga o de canónigos ya te aburran un poco. Si es tu caso, ahora te proponemos una muy original y muy distinta a cualquiera que hayas probado antes: una ensalada de garbanzos crujientes, zanahorias y tahini, una pasta hecha a base de aceite y de semillas de sésamo trituradas de lo más deliciosa.

Esta rica y nutritiva ensalada se prepara en muy poco tiempo y el resultado es un plato de lo más vistoso (y práctico) que gustará a todo el mundo que la pruebe. ¡Toma nota de su facil receta!

Ingredientes que necesitas:

  • Una taza grande de garbanzos cocidos, escurridos y secados con papel de cocina
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Media cucharadita de sal marina gruesa
  • 1/4 de cucharadita de comino molido
  • 500 gramos de zanahorias, peladas y ralladas
  • 1/4 taza de perejil picado
  • 1/4 taza de pistachos salados sin cáscara, picados en trozos grandes
  • 1 diente de ajo mediano, picado
  • 1/4 taza de jugo de limón
  • 3 cucharadas de tahini bien revuelto (puedes comprarlo ya hecho)
  • 2 cucharadas de agua
  • Sal y pimienta al gusto

Cómo preparar esta ensalada

Precalienta el horno a unos 210ºC. Mezcla los garbanzos con una cucharada de aceite de oliva, la sal y el comino molido hasta que estén del todos cubiertos. Extiéndelos en una bandeja para hornear forrada con papel de horno y ásalos en el horno hasta que estén bien dorados y crujientes, entre 15 y 20 minutos, dependiendo del tamaño y firmeza de los garbanzos. 

Mientras tanto, prepara el aliño mezclando un chorrito de aceite, el agua, el tahini, el zumo de limón, el ajo picado y la sal y pimienta en un tazón.

Coloca las zanahorias ralladas en una fuente grande y mézclalas con el perejil picado. Añade después los garbanzos tostados, los pistachos y el aliño, y remueve todos los ingredientes para que se integren. ¡Y listo! Esta ensalada te aguantará perfecta en la nevera durante un par de días, aunque si no vas a tomarla al momento, es mejor que no añadas los garbanzos y los pistachos hasta el momento de servirla para que no se reblandezcan. ¡Te encantará su sabor, vistosidad y textura!

Continúa leyendo