Almuerzo súper nutritivo

Quinoa bowl con pollo asado, aguacate, zanahoria y brócoli

¿Buscas un almuerzo saludable, completo y nutritivo? Este quinoa bowl a base de ingredientes frescos, y fácil de preparar es la respuesta a tu pregunta.

Hace ya algún tiempo que la quinoa fue catalogada de súper alimento y no  es de extrañar. Es una de las fuentes más ricas en proteína vegetal con un aporte de hasta 16,5 g de proteína por cada 100 g de producto, además es rica en fibra y aminoácidos esenciales para el organismo. Si además a ello le sumas una combinación de proteínas de origen animal como el caso del pollo, hortalizas frescas, y un aliño sabroso, tienes como resultado una receta súper completa y sabrosísima ideal para el almuerzo. Además podrás prepararla con antelación e incluso llevártela a la oficina y comerla fría.

Si no te agrada alguno de los ingredientes, siempre puedes sustituirlos por otros que sean de tu gusto, por ejemplo en vez de brócoli puedes añadir unas espinacas frescas, y si no te gusta el mango, puedes cambiarlo por una manzana.

Aunque parezca algo laborioso de preparar por su gran variedad de ingredientes, cuando sigas paso a paso la receta verás que es muy sencilla de seguir. Lo único que tienes que hacer es cocinar cada ingrediente por separado para que las verduras te queden en su punto justo de cocción. Del mismo modo, ten en cuenta que debes escurrir muy bien la quinoa para que no queden restos de agua en el fondo de bowl.

Tiempo de preparación: 45 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Cereales
Light
Sin gluten

Ingredientes:

  • 4 tazas de quinoa
  • 300 g de pechuga de pollo asado
  • 2 aguacates
  • 2 zanahorias
  • 200 g de brócoli
  • 1 granada
  • 1 mango
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
  • 2 cucharadas de mostaza
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

  1. Cuece la quinoa en abundante agua salada siguiendo las indicaciones del fabricante. Pasado el tiempo, enjuaga la quinoa con agua bajo el grifo, y déjala escurrir en un colador en el fregadero hasta que suelte todo el exceso de agua.
  2. Limpia el brócoli y lávalo antes de separarlo en ramitos pequeños. Cuece los ramitos 5 minutos en abundante agua salada. Mientras tanto, pela las zanahorias y córtalas en una juliana fina con ayuda de un cuchillo bien afilado. Pasados los 5 minutos de cocción del brócoli, enjuágalo rápidamente con agua fría para cortar la cocción, y déjalo escurrir sobre papel absorbente.
  3. Corta a la mitad los aguacates, retira la semilla, y corta la pulpa de manera que obtengas láminas de grosor medio. Pela el mago, retira el hueso, y córtalo en bastones. Parte a la mitad la granada y desgránala reservando los granitos.
  4. Prepara una vinagreta mezclando la miel, la mostaza, el vinagre balsámico, el aceite de oliva y una pizca de sal. Recomendamos que lo hagas batiendo con unas varillas hasta que todos los ingredientes queden bien integrados y obtengas una vinagreta homogénea.
  5. Reparte la quinoa en 4 bowls individuales, coloca varios ramitos de brócoli, ½ aguacate laminado, un poco de zanahoria en juliana, unas tiras de mango, y un buen trozo de pechuga de pollo.
  6. Termina el bowl decorando con los granitos de granada y sírvelo con la vinagreta aparte para que cada comensal pueda aliñar al gusto su ensalada.

Continúa leyendo nuestras recetas...