Vídeo de la semana

4 recetas con atún en lata rápidas, sencillas y deliciosas

Así de rico y así de fácil: el atún en lata es una conserva que no puede faltar en tu cocina. Te enseñamos 4 recetas con este ingrediente perfectas para cualquier ocasión.

El atún en lata es una conserva presente en muchas de nuestras cocinas, conocido por su alto valor nutricional y al que sin duda querrás dar todo el protagonismo con estas elaboraciones.

No hay nada más socorrido que una lata de conservas. Entre ellas cabe destacar el atún, un alimento con una alta carga proteica (23 gramos de proteína por cada 100 de producto) y ácidos grasos Omega 3 (beneficioso para nuestra salud cardiovascular por ayudar a reducir el colesterol, entre otras cosas). Además, existen varias opciones que pueden adaptarse a cualquier tipo de dieta, ya que para estas recetas puede utilizarse tanto atún al natural como atún en aceite. Esta decisión dependerá de la carga calórica que deseemos aportar al plato y por supuesto, nuestras preferencias personales.

Hamburguesa de atún

Sí, sí, las hamburguesas de pescado también triunfan. He aquí una opción sencilla y muy indicada para esos momentos en los que el tiempo no es nuestro aliado. ¿Lo mejor? Que esta receta puede hacerse en versión mini y ya te lo aseguramos: arrasarás entre pequeños y mayores.

Ingredientes (para 4 raciones): 

  • 5 latas de atún 
  • 1 cucharada de pan rallado
  • 1 huevo
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta
  • Perejil
  • 1/2 limón
  • Salsa de nuestra preferencia 

 Elaboración:

  1. Escurrir el atún y separar en un bol.
  2. Picar el diente de ajo y la cebolla, y el perejil en caso de ser fresco.
  3. Mezclar con el atún.
  4. Añadir el huevo, el pan rallado, el zumo de limón, la salsa (en caso de que así se desee, con este plato en concreto combina muy bien la mostaza). Remover bien hasta conseguir una masa homogénea, añadiendo más pan rallado en caso de ser necesario.
  5. Dejar reposar en la nevera durante varias horas para facilitar el 'amasado'.
  6. Una vez pasado este tiempo, hacer hamburguesas del tamaño deseado.
  7. Echar un chorrito de aceite de oliva a la sartén y una vez caliente, dejar que las hamburguesas se hagan 3 minutos por cada lado.
  8. Retirar del fuego y servir como se prefiera (con pan, solas, acompañadas de patatas o ensalada).

Pastel de atún frío

Este plato, además de un clásico, es ideal para aprovechar los alimentos que tengamos en la nevera y ‘poner al medio’ en cualquier reunión informal. ¿Lo mejor? Puede prepararse con antelación si se mantiene en frío, y también se puede conservar durante unos días sin problema en el frigorífico.

Ingredientes (para 4-6 raciones utilizando un molde rectangular):

  • 8 rebanadas de pan de molde sin corteza, aunque pueden utilizarse más si el molde es grande
  • 160 gramos de atún en lata
  • 3 huevos
  • 1 bote pequeño de aceitunas
  • 1 tomate
  • 4 pimientos de piquillo
  • 200 gramos de mayonesa
  • Cebollino para decorar 

Elaboración

  1. Para preparar el relleno, cocer los huevos durante 10 minutos y para que queden perfectos, colocarlos después en un recipiente con agua fría para que el proceso de cocción se corte.
  2. Picar los pimientos, el tomate y las aceitunas y colocar en un bol.
  3. Reservar algunas aceitunas para utilizar como decoración del pastel una vez esté listo.
  4. Escurrir el atún y desmigajar para añadirlo a los pimientos, el tomate y las aceitunas.
  5. Pelar los huevos ya fríos y cortarlos en trocitos pequeños (no tienen que ser perfectos). Añadir al resto de ingredientes.
  6. Añadir la mayonesa y mezclar bien.
  7. Una vez elaborado el relleno, colocar las rebanadas de pan en el molde. Tip: puedes cubrir el molde con papel film para facilitar el desmoldado.
  8. Colocar una capa de relleno sobre el pan. Lo ideal es que el pastel tenga 3 o 4 capas, por lo que es importante no hacerlas ni muy gruesas ni muy escasas.
  9. Una vez colocado el relleno, hacer otra capa de pan y repetir varias veces hasta terminar con una capa final de pan.
  10. Reservar en la nevera durante al menos dos horas (puedes dejarlo hasta toda una noche).
  11. Antes de servir, desmoldar y decorar con mayonesa, cebollino picado y las aceitunas.

Tomates rellenos de atún al horno

El tomate es una ingrediente que podemos encontrar en cualquier época del año, lo que hace de este plato una opción muy versátil y que además está abierta a cualquier variación en lo que respecta a sus ingredientes. También puede prepararse en versión fría y sin necesidad de horno. 

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 4 tomates grandes
  • 2 latas de atún
  • 1 cebolla
  • Queso para gratinar
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración: 

  1. Cortar la parte superior del tomate (donde está el rabito) para vaciarlos. Colocar boca abajo si queremos que escurran un poco.
  2. Reservar la carne extraída.
  3. Salar ligeramente el interior de los tomates.
  4. Picar la cebolla, desmenuzar el atún previamente escurrido y colocar en una sartén con un poco de aceite.
  5. Sofreír añadiendo la carne de tomate reservada previamente durante 5 minutos.
  6. Rellenar los tomates con el sofrito.
  7. Precalentar el horno a 180º y dejar los tomates 15 minutos.
  8. Sacar los tomates y colocar sobre ellos el queso.
  9. Dejar otros 5 minutos en el horno.
  10. Retirar y servir.

Paté de atún

¿A la busca de un picoteo perfecto y sabroso? Esta receta es súper rápida (apenas se tardan unos minutos) y puede degustarse en cualquier momento. Puedes acompañarla de pan tostado y hacer de tus momentos de caña y vermut un momento muy original.

Ingredientes:

  • 2 latas de atún
  • 200 gramos de queso de untar
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • Aceite de oliva

Elaboración:

  1. Escurriendo ligeramente el atún, desmenuzar y colocar en un recipiente en el que pueda utilizarse la batidora.
  2. Añadir el queso crema, tres cucharaditas de aceite y el zumo de limón. Es preferible prescindir de la sal en este caso porque el propio caldito de las latas ya sala el paté.
  3. Batir hasta obtener la textura deseada.
  4. Guardar en un recipiente y dejar reposar mínimo una hora antes de consumir.

Continúa leyendo