Batata, la patata dulce con multitud de beneficios para nuestra salud

Es fuente de fibra, potasio y proteínas. Se puede cocinar al horno, frita en forma de chips... La batata es el tubérculo que deberías incorporar a tu dieta (y no tardando).

Es el tubérculo de los mil nombres. Dependiendo del punto geográfico en el que nos encontremos, responderá al nombre de boniato, camote, moniato e incluso minina. Se caracteriza por su color, que suele ir desde el naranja tostado hasta el morado, pasando por los tonos rojizos. 

Este color se debe a su alto contenido en carotenos, unos pigmentos naturales presentes en numerosos alimentos, especialmente en frutas y hortalizas. Éstos tienen un efecto positivo en nuestro cuerpo debido a su capacidad antioxidante y además poseen fenoles, que actúan contra los radicales libres (capaces de causar enfermedades cardiovasculares, aumentar el colesterol, etc).

Además, la batata es una raíz que contiene proteínas nutritivas de alta calidad, lo que la convierte en un alimento ideal para un consumo moderado (igual que ocurre con la patata). Se trata de un alimento rico en fibra, potasio, vitamina C y magnesio. Existen diferentes variedades y por supuesto, cada una presenta unas características nutricionales distintas. Podemos encontrar batata blanca, amarilla, roja y morada, entre otras. La variedad amarilla, por ejemplo, es la que contiene más azúcar y la blanca es la que menos, por lo que es la menos dulce de todas.

Propiedades

Este tubérculo se caracteriza por sus poderosos antioxidantes, que proporcionan diferentes y numerosos beneficios, como mejorar la capacidad cognitiva, fomentar la memoria o mantenernos alejados de enfermedades metabólicas como la diabetes, la dislipidemia (elevación anormal de concentración de grasas en la sangre que aumentan el riesgo de ateroesclerosis, cardiopatía, ictus e hipertensión) o la obesidad. 

Por otro lado, la batata contiene almidón resistente, que es un tipo de carbohidrato que nuestro organismo no puede digerir completamente, lo que se traduce en una sensación de saciedad, reduce el índice glucémico de la dieta, mejorar la flora intestinal y puede protegernos frente a algunas enfermedades.

Aunque se la conozca como ‘patata dulce’ y su sabor se caracterice por eso, la batata no es una fuente de azúcares perjudiciales para la salud, sino que es un vegetal que puede sernos útil si estamos siguiendo una dieta contra el sobrepeso o apta para diabéticos. Cuenta también con altas cantidades de agua: un boniato crudo está compuesto por un 70% de agua aproximadamente, seguido por un 20% de carbohidratos, 3% de fibra, 2% de proteínas y apenas ninguna grasa. 

Cómo preparar la batata de forma healthy

La batata, al igual que la patata, es un alimento que puede cocinarse casi con cualquier método, pero te sugerimos que la pruebes al horno, asada. De hecho, te proponemos que las pruebes en forma de sticks, como si fueran ‘patatas fritas’ de toda la vida. Y te avisamos de que esta minireceta es muy sencilla y seguramente te salvará en más de una ocasión.

Para ello tendréis que pelarlas, trocearlas y depositarlas en un bol al que añadiréis las especias que prefiráis (sal, pimienta, ajo en polvo, orégano… ¡podéis echarle creatividad!) y un chorrito de aceite. Si os decantáis por una opción todavía más healthy, podéis sustituir el aceite por un poco de agua. Después las colocáis en una bandeja con papel de horno y las dejáis asar durante 20 minutos a 170º. ¿El resultado? Un picoteo sencillo y original para darnos un capricho de vez en cuando.

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo