Vídeo de la semana

Tres recetas ''aprovecher'' de Fabián León

Te proponemos tres deliciosas recetas del nuevo libro ‘No me tires’, de Fabián León. ¡Una forma de reivindicar la cocina de aprovechamiento con platos de diez!

Fabián León acaba de estrenar un libro muy enfocado a la cocina de aprovechamiento, una técnica que nuestras madres y abuelas controlaban a la perfección pero que hoy parece que ha quedado relegada al olvido. ‘No me tires’ (editorial Oberon) nos propone un montón de recetas deliciosas para combatir el desperdicio alimentario y reconvertir las sobras o esas frutas que están a punto de ponerse malas en un plato de diez.

En las primeras páginas del libro, donde León habla del motivo por el que existe el libro da unos datos que ponen los pelos de punta: ¿sabías que cada año un tercio de la comida destinada al consumo humano acaba en la basura? En España se tiran ocho millones de toneladas al año de comida.

Pero es que esto va a más, otro dato que no deja indiferente es que se calcula que en 2030 el desperdicio alimentario aumentará un tercio y llegará a las 2,1 mil millones de toneladas de comida al año. Por lo tanto, merece la pena darle una pensada a esta cuestión y volver a la cocina de aprovechamiento.  Te proponemos tres deliciosas recetas del nuevo libro de Fabián León para que veas todo lo que dan de sí esos ingredientes que estabas pensando en tirar a la basura.

Zanahorias salteadas con yogur y nueces

Esta receta es ideal para utilizar las típicas zanahorias que se quedan perdidas en la nevera y empiezan a estar un poco blandas. Conseguirás unas zanahorias doradas, el toque lácteo del yogur y el crujiente de las nueces la hacen  irresistible. 

Ingredientes:

  • 6-8 zanahorias
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Diferentes especias: ajo en polvo, pimentón dulce, curry, tomillo…
  • Sal y pimienta
  • 1 yogur griego
  • 1 limón
  • 1 puñado de nueces
  • Rúcula fresca.

Elaboración:

  1. Corta en cuartos las zanahorias con piel y ponlas sobre una bandeja de horno. Masajéalas con aceite, sal, pimienta y las especias que hayas elegido.
  2. Con el horno a 180ºC, mete las zanahorias estiradas y deja al menos 30 minutos, hasta que estén hechas y bien doradas.
  3. Para la salsa, simplemente mezcla el yogur con una pizca de sal, el zumo de medio limón y un hilo de aceite de oliva virgen extra.
  4. Sirve las zanahorias calientes con la salsa de yogur por encima, la rúcula y unas nueces picadas.

Helado de plátanos pochos

Esos plátanos más oscuros de los normal pueden tener un final diferente que el cubo de la basura. Este helado sin lactosa, huevo, sin azúcar queda cremoso, está de vicio y es muy sano. ¿Qué más se puede pedir?

Ingredientes:

  • 3 plátanos bien maduros
  • Toppings extra: pepitas de chocolate, fresas o frambuesas frescas, cacao en polvo, etc.

Elaboración:

  1. Congela los plátanos en rodajas.
  2. Una vez congelados, tritúralos cuando quieras tu helado hasta que tenga textura cremosa. ¡Y listo!

Un truco: si quieres un helado de fresa, añade dos o tres fresas, si lo prefieres de chocolate, incorpora una cucharadita de cacao en polvo sin azúcar al triturar. Juega con tu creatividad para hacer tus propios helados sin azúcar, lactosa, gluten o huevo.

Limonada de hojas de fresa

Esta bebida, aunque tiene de base el limón, puede hacerse con cualquier fruta, y es ahí donde reside su magia. De las fresas utilizamos prácticamente todo, menos sus hojas. Creemos que al ser verde ya no es comestible, pero nada más lejos de la realidad. Las hojas de la fresa tienen un sabor más suavizado a fresa, más sutil, pero igualmente rico. Y quedan genial para servir en una limonada como esta.

Ingredientes:

  • Las hojas de fresa de una tarrina de fresas
  • Algunas fresas enteras
  • 3 limones
  • Cubitos de hielo
  • 500 gramos de agua
  • 80 gramos de azúcar.

Elaboración:

  1. Lava muy bien las fresas y sus hojas. Haz lo mismo con los limones. Exprime el zumo de los 3 limones y mezcla con el agua y el azúcar.
  2. Añade las hojas de las fresas, algunas fresas extra cortadas en cuartos y los cubitos de hielo.
  3. Guarda en la nevera para siempre que tengas antojo de limonada.

Un truco: si quieres potenciar el sabor a fresa, simplemente tritura algunas de las fresas hasta obtener un puré y añádelo a la limonada, mezclándolo todo muy bien.

Una vez vistas estas deliciosas recetas, no lo dudes y anímate con el resto de propuestas que hay en el libro 'No me tires', de Fabián León, ¡reducirás el desperdicio de alimentos y comerás de lujo!

Verónica Bravo Piqueras

Verónica Bravo

Soy periodista y una apasionada de la gastronomía, la cocina y la nutrición. Me confieso adicta al café y a la comida de verdad acompañada de un buen vino. Adoro viajar y las comidas familiares. Coach nutricional en proyecto y amante de la buena vida. Escribo, cocino, como y disfruto a partes iguales.

Continúa leyendo

#}