Espárragos gratinados

¡Qué ricos los espárragos al horno con queso ricotta y jamón! y si son naturales, mucho más sabrosos.

También te puede interesar:
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Económica
3 comensales
Tipo de receta: Verduras
Light
Vegetarianos
Sin gluten

Ingredientes:

- 16 espárragos verdes  

- 250 g de queso ricotta

- 4 lonchas de jamón ibérico

- 100 ml de aceite de oliva

- 1 cucharada de hierbas aromáticas secas

- Pimienta molida

- Sal

Elaboración:

1. Cortar la parte dura de los espárragos y pelarlos. Lavarlos y atarlos en dos manojos. Igualar su altura recortando de nuevo un poco la parte inferior.

2.  En una cazuela alta, cocerlos durante 25 minutos en agua hirviendo con sal  con las puntas hacia arriba y tapados con un paño para que la cocción sea más uniforme. Escurrirlos muy bien y dejarlos reposar sobre papel absorbente hasta que pierdan el agua.

3. Poner el queso ricotta en un bol con las hierbas aromáticas y mezclar bien. Agregar el aceite -reservar dos cucharadas para rociarlos antes de introducirlos en el horno-.

4. Envolver cada espárrago en una loncha de jamón. Repartir la mezcla de queso y hierbas aromáticas sobre los espárragos; salpimentarlos ligeramente.

5. Rociarlos con el aceite reservado y cocerlos en el horno precalentado a 200 ºC durante 10 minutos. Sacarlos del horno y servirlos calientes con pan tostado.

 

Consejos: 

La mayor enemiga de los espárragos es la luz. Por eso, para que no pierdan sabor si los guardamos antes de cocinarlos, lo mejor es introducirlos en una bolsa de plástico negro o muy oscuro. Envueltos en un paño húmedo, dentro del frigorífico, se conservan bien hasta tres semanas.

Los espárragos se pelan siempre de arriba abajo, desde la punta hasta el pie del tallo, con un pelador de espárragos, un pelapatatas o una cuchilla. La cabeza no se toca; se empieza siempre un poco más arriba de la mitad. Se quita la primera capa y también la siguiente, la brillante. Con esto se evita que se queden duros y resulten leñosos a la hora de comerlos.

Para igualarlos, se agrupan en manojos teniendo en cuenta el grosor y se atan con dos gomas elásticas o cuerdas. Después, se tumban los manojos, se igualan las cabezas para recortar los pies (la parte más dura) con un cuchillo. Así quedarán todos del mismo tamaño. En los meses de abril y mayo, su mejor temporada, la limpieza del espárrago es menos laboriosa ya que están más tiernos.

 Es básico elegir un cazo o cazuela alta para cocerlos. Al introducir el manojo de los espárragos, el agua no debe cubrirlos por completo (la cabeza ha de quedar fuera). Se ponen unos 12 gramos de sal por litro de agua y también una cucharadita de bicarbonato. El tiempo de cocción varía según su calibre y grosor: entre 15 y 25 minutos. Se recomienda cubrir la cazuela con un paño para mantener el vapor.

Continúa leyendo nuestras recetas...