La salsa de tomate más natural que probarás nunca

Tomates, ajo, aceite de oliva y un par de especias. No necesitas nada más para preparar esta deliciosa salsa de tomate casera (y muy natural) para tus platos de pasta. ¡Te encantará!

Ingredientes:

salsa de tomate
iStock
  • 1 kilo de tomates ciruela
  • 3/4 cucharadita de sal gruesa
  • 1 diente de ajo grande
  • Una pizca de hojuelas de pimiento rojo
  • Un puñado pequeño de hojas de albahaca
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
Tiempo de cocción: 45 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Verduras
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Pon una gran olla con agua a hervir.
  2. Corta una pequeña X en la parte inferior de cada tomate. Escalda los tomates en agua hirviendo durante 30 segundos y luego enjuágalos con agua fría.
  3. Pela los tomates y desecha las pieles. Mantén la olla llena de agua caliente para cocer pasta, si quieres.
  4. Corta cada uno de tus tomates por la mitad a lo largo y saca las semillas con las yemas de los dedos o un colador pequeño.
  5. Agrega los tomates y la sal a una cacerola grande y enciende el fuego a medio-alto. Con las manos, picando, con una licuadora o un machacador, tritura bien los tomates.
  6. Una vez que la salsa haya comenzado a hervir, baja el fuego y cocínala a fuego lento durante 40 minutos, triturando más los tomates si es necesario.
  7. Mientras se cocina la salsa de tomate, combina el ajo, algunas hojas enteras de albahaca, una pizca de hojuelas de pimiento rojo y 1/4 taza de aceite de oliva en una cacerola pequeña. Caliéntalos lentamente, a fuego mínimo, para que tarden mucho en hervir. Una vez hiervan, cuela el aceite en un plato pequeño.
  8. Cuando la salsa de tomate haya estado hirviendo a fuego lento durante unos 25 minutos, sazónala.
  9. Una vez que la salsa esté cocida a la consistencia que desees, agregue el aceite de oliva reservado y ajusta los condimentos al gusto, junto con un poco de agua.
  10. Agrega la mantequilla y sirve la salsa con tu pasta cocida favorita, espolvoreada con un poco de queso rallado. ¡Te conquistará!

Continúa leyendo nuestras recetas...