Palitos de pollo crujientes

Prueba estos deliciosos palitos de pollo crujientes. Un aperitivo que se prepara en cero coma y que está para chuparse los dedos.

También te puede interesar:

Ingredientes:

  • 2 huevos (talla M)
  • 1 cucharadita de mostaza
  • 1 cucharadita de hierbas provenzales
  • ½ cucharadita de pimentón dulce
  • sal
  • pimienta
  • ½ cucharadita de tabasco (opcional)
  • 60 g de copos de maíz, sin azúcar
  • 25 gramos de cacahuetes
  • 25 g de migas de pan
  • 1 pechuga de pollo
  • Abundante aceite de oliva.
Tiempo de preparación: 15 minutos
Económica
2 comensales
Tipo de receta: Carnes

Elaboración:

  1. Cascar un huevo en un bol y mezclar con la mostaza, las hierbas provenzales y la mitad del pimentón. Condimentar con sal, pimienta y salsa tabasco (si se va a usar). Mezclar todo.
  2. Triturar las migas de pan con una batidora potente, también se pueden triturar colocándolas en una bolsa para congelar y desmenuzarlas con un rodillo de amasar.
  3. Hacer lo mismo con los cacahuetes.
  4. Mezclar los copos de maíz que habrás aplastado ligeramente con las manos con las migas de pan, los cacahuetes y el pimentón dulce sobrante.
  5. Cortar la pechuga de pollo en tiras de, aproximadamente, 1,5 cm de grosor.
  6. Rebozar las tiras de pollo primero por huevo y luego por la mezcla de copos de maíz, pan y cacahuetes.
  7. Calentar una cazuela con un dedo de aceite de oliva.
  8. Cuando el aceite esté caliente, freír las piezas de pollo rebozadas a fuego medio hasta que estén doradas por fuera y cocinadas en el interior.
  9. Sacar a una fuente con papel de cocina para absorber el exceso de aceite y servir inmediatamente.
  10. Estos palitos de pollo crujiente los puedes acompañar de kétchup, crema agria o guacamole.

- Receta proporcionada por: FoodBoom.

Así se hacen los palitos de pollo crujientes:

Trucos para conseguir que queden unos palitos de pollo perfectos:

Si tienes invitados en casa y no sabes qué entrante preparar, aquí tienes una propuesta perfecta. Una receta original y muy fácil,  ideal para las comidas y cenas más informales. En tan solo 15 minutos tendrás  listo un picoteo adictivo y lleno de sabor. Eso sí, es un plato que hay que cocinar en el momento, no lo puedes dejar listo mucho tiempo antes de servirlo ya que se ablandaría el rebozado.

Es muy importante que elijas un pollo de buena calidad, preferiblemente de corral, ya que el sabor es mucho más auténtico. Ten en cuenta la importancia de cocinar correctamente el pollo: una mala cocción puede llevarte a contraer infecciones alimenticias como la salmonela. Recuerda lo esencial que es la limpieza durante el tratamiento de la pieza cruda y no olvides usar un termómetro para asegurarte que el cocinado del interior del pollo es el correcto. O si no tienes este utensilio, cuando saques el primer palito, córtalo por la mitad para cerciorarte de que está bien cocinado en su interior.

Si no eres muy amante del pimentón, puedes prescindir de él sin ningún problema. Lo mismo ocurre con del tabasco. En su lugar puedes apostar por una salsa picante para que tus invitados puedan elegir si quieren darle un toque de picante o no. Puedes acompañar tus tiras de una salsa de mostaza y miel o de una salsa de yogur, opciones que combinan a la perfección con el sabor del pollo.

Continúa leyendo nuestras recetas...