Salsa de piña

Esta salsa ligeramente picante y ácida combina a la perfección con carnes y pescados, pero también puede utilizarse para acompañar tacos, nachos o quesadillas. ¡Te conquistará!

Ingredientes:

salsa de piña
iStock
  • 1 piña fresca
  • 2 chiles o guindillas
  • Un manojo de menta fresca
  • 1 cebolla morada pequeña
  • 2 limones
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

  1. Recorta la cáscara de la piña y retira posible trozos marrones o defectuosos.
  2. Corta la pulpa en gajos, cortando y desechando la parte central. Después, fríelos en seco en una sartén grande a fuego medio durante unos 4 minutos, o hasta que se doren, volteándolos de vez en cuando.
  3. Retira la piña del fuego y pícala muy finamente, añadiendo los trocitos a un bol.
  4. Pica finamente las guindillas, la hoja de menta y la cebolla y agrégalas al bol.
  5. Exprime el jugo de los limones sobre el bol y rocía la mezcla con aceite de oliva virgen extra. Sazona al gusto.
  6. Remueve todos los ingredientes y deja la salsa reposar un par de minutos antes de servirla.

Esta salsa picante y ácida es una guarnición perfecta para carnes y pescados, aunque también puede utilizarse para acompañar tacos, nachos o quesadillas o rellenar incluso fajitas o sandwiches. Si quieres que sea mucho más espesa y sin trozos, pásala por una licuadora antes de servirla. ¡Tú eliges!

También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}