Tostada de bresaola, ricota y piñones

Es el aperitivo perfecto para acompañar con una buena copa de spritz, un cóctel elaborado con Aperol, cava y gaseosa.

Ingredientes:

  • 100 g de bresaola
  • 10 tomates cherri
  • 100 g de queso ricota
  • 50 g de piñones tostados
  • albahaca fresca
  • tostadas
Tiempo de preparación: 15 minutos
3 comensales
Tipo de receta: Carnes

Elaboración:

  1. Pica la albahaca finamente y mézclala con el ricota. Corta a cuartos los tomates cherri.
  2. Monta la tostada. Unta la base con el ricota, coloca encima la bresaola dándole volumen (así será más atractivo a la vista), añade los tomates cherri y, por último, pon unos piñones tostados.
  3. Decora con unas hojas de albahaca y rocía unas gotas de aceite de oliva virgen extra.

¿Qué es la bresaola?

La bresaola es un embutido típico de Italia muy similar a la cecina de León. Esta delicia de carne de color púrpura es curada durante meses y se come cruda. Si te gusta la cecina, es muy probable que te encante esta receta.

La bresaola (o Bresaola della Valtellina) es un embutido procedente de la región de Lombardía en Italia. Tiene la garantía IGP (Indicación Geográfica Protegida), por lo que es uno de los productos más buscados del la cocina italiana. Su clima estable de aire fresco y seco procedente de los Alpes italianos junto a la geografía de la zona son la combinación perfecta para la maduración de la bresaola. 

La carne utilizada es otra de las claves para crear este excelente alimento. Su calidad y el tradicional proceso de maduración son reglas ancestrales que se llevan realizando desde hace siglos en Italia. Antes la receta se pasaba de generación en generación hasta llegar a nuestros días.

Sin embargo, hasta el siglo XIX su producción estaba reservaba a la familia, puesto que el método de curación era muy largo. Posteriormente, el producto llegó hasta Suiza y se fue extendiendo a otras regiones de Europa y del mundo.

Para poder preservar su calidad, la marca tan solo reconoce a productores que siguen sus rígidas normas de producción. La más importantes es el corte. Esta carne debe llevar 5 cortes de músculo del muslo de la ternera para poder denominarse Bresaola della Valtellina IGP. 

El origen de esta carne es antiguo, ya que nació debido a la ausencia de métodos para conservar la carne. Los italianos idearon una receta basada en la maceración de la carne con sal. Actualmente, se sigue el mismo método. Primero, se selecciona la punta de cadera, se adereza y se cura durante varios meses (2 o 3 aproximadamente). Finalmente, se obtiene un embutido suave de una textura espectacular.

La bresaola no solo es un plato delicioso sino también un alimento con grandes propiedades nutricionales. Es una carne baja en grasas y con un alto contenido en proteínas. Se puede consumir cruda o con aceite de oliva, pimienta y lascas de parmesano. Además, se puede agregar a ensaladas de rúcula o incluso, ensaladas de pasta. Para los amantes de la pizza, la bresaola es perfecta para mezclar con queso en las pizzas. No obstante, la receta tradicional es con antipasto con aceite de oliva y zumo de un limón.

Si te ha llamado la atención este producto, no dejes de probar este delicioso embutido italiano. Recuerda buscar una pieza con la garantía IGP para disfrutar de todo su sabor y matices.

Continúa leyendo nuestras recetas...