Vídeo de la semana

Arepas: así se prepara este bocado típico de Colombia, Venezuela y Bolivia

Te contamos cómo son este clásico de la comida callejera y hogareña de estos países latinoamericanos que también es habitual en las islas Canarias.

iStock
iStock

Antes de la pandemia amagaron con ponerse muy de moda, quién sabe si al nivel de los ceviches y los baos, las arepas, una elaboración callejera y hogareña típica de países latinoamericanos como Colombia,Venezuela y Bolivia que también es tradicional en las islas Canarias. Te contamos qué son y cómo se preparan.

Las arepas no son otra cosa que una alternativa más al concepto sandwich de toda la vida. Cambia la masa, lógicamente, y los rellenos se adaptan a los ingredientes y la gastronomía de los lugares donde es típica, pero una vez domines la elaboración del pan, el relleno lo puedes variar a tu gusto. 

De todos modos, si te sirve como pista para iniciarte en caso de que no hayas probado nunca las arepas, piensa en combinaciones que contengan pollo o carne como ingrediente principal, frutas tropicales como el mango o el aguacate, también el plátano maduro, hierbas aromáticas como el cebollino y salsas variadas. Por ejemplo, una mayonesa. No faltan tampoco las versiones que incluyen verduras. 

En todos estos casos, las arepas se abren y se sirven rellenas, pero también se pueden comer solas, tipo pan. Así se consumen habitualmente, de hecho, en Colombia, donde acompañan platos como las sopas y los guisos

¿Cómo se hacen?

La arepa básica es una especie de tortita plana elaborada con harina de maíz y agua. Otras incluyen huevo o leche en la masa y todas, en función de la variedad de maíz, tienen matices que las diferencian.

Su origen está vinculado a la tradición culinaria indígena de Latinoamérica, región del mundo desde el que esta receta popular dio el salto al Caribe y también al otro lado del charco. La conexión con Canarias es tan potente que es la zona de Europa donde más se han asimilado las arepas, hasta el punto de que sean parte de la gastronomía popular del archipiélago. 

Para prepararlas, una masa elemental de arepas (para 8 aproximadamente) está compuesta por 500 gramos de harina de maíz precocida, 750 ml de agua templada y una grasa al gusto, que puede ser aceite de oliva, alrededor de cucharada y media, o mantequilla. Por supuesto, no puede faltar la sal, clave en cualquier masa.

La sal, precisamente, y la grasa que utilicéis debéis añadir de forma gradual al agua para que se mezcle. Ayudaros de las manos para conseguirlo. Por lo menos, tendréis que mezclar alrededor de cinco minutos, hasta que quede un poco húmeda, y luego dejar que la mezcla repose otros diez. Este último paso, como hacemos con la masa casera de pizza, por ejemplo, se debe hacer con la masa cubierta. El film es perfecto para ello. 

Una vez haya reposado la masa, hay que dividir la masa (mejor con las manos húmedas) en bolas. Esas bolas, a las que podéis dar forma con las manos, tenéis que aplastarlas sobre la sartén o plancha. Y simplemente, una vez aplastadas pero con el grosor suficiente para que luego se puedan abrir y rellenar, tenéis que dorarlas a la plancha.

Recuerda, eso sí, dejarlas muy bien crujientes y doradas por fuera pero tiernas por dentro. Para ello, como te decíamos, lo tradicional es cocinarlas a la plancha, si bien se pueden preparar también fritas o al horno, el método más saludable de todos. 

Una gran ventaja de las arepas en las que no cae mucha gente es que al estar hechas con harina de maíz son un pan apto para celiacos. Además, se congelan y descongelan bien así que podéis preparar de sobra y tener siempre a mano como recurso en caso de ausencia de pan o bien para una cena o comida exprés en forma de “bocadillo latino”, que es lo que son las arepas. 

También te puede interesar:
Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo