Vídeo de la semana

Ideas para comer sobrasada no solo untada en pan

Merece mucho la pena que juegues con este embutido mallorquín en casa.

iStock
iStock

Producto típico mallorquín, la sobrasada es un clásico dentro de los embutidos regionales españoles, un producto que lleva toda la vida entre nosotros pero que no ha sido hasta ahora, como le pasó hace poco a la cecina por ejemplo, cuando ha conseguido extender sus dominios más allá del archipiélago balear.

No estamos diciendo que no esté presente en otros lugares, ya que es un producto que se encuentra en cualquier supermercado, sino que se vea más en los restaurantes y que también haya crecido el interés general por saber qué se puede preparar con ella en casa más allá de degustarla al natural en casa con un buen pan. 

Si todavía no te has atrevido a introducirla en tus comidas con invitados, te animamos a ello porque, sin ir más lejos, como aperitivo te ofrece múltiples posibilidades. Puedes empezar por una de las opciones más sencillas y conocidas: los saladitos. Prepara hojaldres con sobrasada en formato mini ideales para abrir boca.

En aperitivos

Opciones un poquito más elaboradas como aperitivo o platos para compartir son las tartaletas con sobrasada y miel, contrapunto ideal para este embutido malloquín, la coca de calabacín y sobrasada de la que tomamos nota en su día cuando tomamos la idea de El Zagal, marca especializada en este producto, y las croquetas de sobrasada, a las que personalmente recomendamos añadir un poquito de queso. Puede ser de Mahón si no queréis salir de la isla de origen del producto pero también podéis optar, por ejemplo, por un queso ácido gallego. 

En combinaciones más inesperadas pero igual de resultonas, podéis optar por unir guisantes y sobrasada en el mismo plato, imitando la ideal del clásico de los guisantes con jamón. Y una última opción como primer plato que quizá no se te haya ocurrido es utilizar la sobrasada para tus tortillas francesas. Si te gustan con chorizo, ¿por qué no con sobrasada?

En platos principales

Todavía no hemos llegado a los principales y ya te hemos dado una batería de ideas amplia para que aproveches la sobrasada como un ingrediente más de tus platos en casa. Pero queda más. Mucho más, de hecho. 

Por ejemplo, quedan unos huevos al horno con sobrasada con los que te chuparás los dedos si te animas a prepararlos. No puede faltar pan de verdad, eso sí. Un poquito más ligero es combinar la sobrasada con tu pasta favorita junto a un queso suave como la mozzarella de búfala, por ejemplo, y una hierba al gusto para aportarle frescor al plato y no tan ligero pero igual de rico o más es aprovechar la sobrasada para hacer una versión mallorquina del rissotto. ¿Con qué queso? Con el de Mahón, como recomienda el blog Recetas Mallorquinas, aunque puedes explorar otras opciones a tu gusto. Si te parece muy graso, también hemos probado con éxito un arroz a la española: con chipirones o calamares. La combinación es original y quizá no te convenza… hasta que lo pruebes.

No te olvides además de la reducción de sobrasada y miel que también le va a pescados clásicos como la merluza y, sobre todo, el bacalao. Y es que la sobrasada también puede ser parte de una salsa sobresaliente. Hay quien la utiliza en platos de carne pero no hemos encontrado el plato en el que nos convenza esta opción. Seguiremos buscando, por supuesto, porque la sobrasada es un producto que siempre apetece tener a mano.

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo

#}