Los ‘mezzes’, el entrante típico de la isla de Chipre

Al igual que en muchos países de la cuenca oriental del Mediterráneo, los mezzes son el punto de partida de cualquier comida en Chipre.

Los ‘mezzes’, el entrante típico de la isla de Chipre

 

Pequeñas raciones de ensaladas especiadas, aceitunas, hummus o tarama (paté a base de huevas de carpa o bacalao en salazón, limón, cebolla, ajo y aceitunas) para untar con pan pita sirven para abrir boca y demuestran que el ‘picoteo’ es común en todos los rincones del Mediterráneo. Dentro de los entrantes, destacan la spanakopitta (empanada de espinacas, queso feta y huevo), el pougouri (similar al cuscús pero de grano más grande) o el koupepia, hojas de vid rellenas de arroz y carne.

Los platos que se sirven en un mezzes se llaman mezedhes, y estos varían por región. Podemos encontrar pescado a la plancha, rodajas de huevos duros, ensaladas de verduras, pan a la parrilla, aceitunas Kalamata, habas de Fava, ensalada de berenjena, taramosalata (ensalada de huevas de bacalao mezclados con pan rallado, jugo de limón, vinagre y aceite de oliva, quesos fritos (grilled halloumi y saganaki), queso feta y quesos de leche de otras ovejas salado, albóndigas o salchichas fritas.

Los mezzes se utilizan para ocasiones sociales y son la excusa perfecta para compartir, hablar y hacer contacto. Estos platos tradicionalmente se comen con los dedos y acompañados de pedazos de pan. Los árabes comen con la mano derecha solamente, con tres o cuatro dedos.

El recorrido por la gastronomía chipriota no debe olvidar los dulces y postres ni tampoco los vinos (el más conocido es el de Lemesos o el más antiguo de la Historia, el Comanderia) y licores (Ouzo o el brandy local) o café. Por influencia turca, uno de los postres estrellas de Chipre es el baklava, el pastel árabe por excelencia. El risogalo o arroz con leche es otro de los postres típicos de la isla. Un final dulce para una de las gastronomías más auténticas y tradicionales del Mediterráneo.

 

También te puede interesar:
Los ‘mezzes’, el entrante típico de la isla de Chipre

Pafos, Capital Cultural Europea

La ciudad chipriota de Pafos fue elegida para este año 2017 Capital Cultural Europea, junto con la localidad danesa de Aarhus. Y todavía estás a tiempo de disfrutar de todos los actos culturales que se organizan en diferentes piuntos de la ciudad y que se pueden consultar en la web pafos2017.eu/en/events. Conciertos, exposiciones, conferencias y un patrimonio artístico propio de esta ciudad hacen de este año 2017 una cita imprescindible.

Pafos fue durante algunos periodos su capital y posee una historia que se remonta a miles de años, con un importantísimo punto de atracción turística. Extendiéndose desde la parte moderna de la ciudad hasta el puerto, se encuentran innumerables ruinas arqueológicas que han sido incluidas por la UNESCO.

Las Tumbas de los Reyes, datadas en los siglos 4 a.C y 3 d.C y de influencia egipcia, albergan una gran necrópolis cuyas tumbas están excavadas en la roca caliza y bajo tierra en grandes cámaras funerarias. No hubo reyes enterrados en ellas sino oficiales aristócratas, pero el lugar es tan impresionante que no puede por menos que recibir ese nombre.

Muy cerca se encuentran las Catacumbas Agia Solomoni, complejo de cuevas con pequeños altares construidos en el siglo II a.C. Durante el Imperio Romano fue sinagoga y más tarde cementerio cristiano. Y dando un paseo de solo 10 minutos, nos encontramos con la impresionante Basílica de Chryssopolitissa, que alberga la columna en la que, según la tradición, el apóstol san Pablo fue atado y azotado. Siguiendo el paseo 20 minutos más, se llega al centro principal de la antigüedad en Pafos, un cúmulo de historia y ruinas compuesto por el Castillo Medieval, el Parque Arqueológico y los Mosaicos de la época romana. Sobresalen los mosaicos que contiene el Parque, que representan dioses, mitología, luchas, ninfas y minotauros.

 

CONTINÚA LEYENDO