Qué tener en cuenta para elegir tapas saludables

Te damos las claves para hacer un picoteo sin echar a perder tu dieta y sin dejar de disfrutar.

Si eres amante de las tapas y el terraceo, el verano es tu momento. No obstante, no todo vale en el bar, aunque estés de vacaciones. Existen múltiples tapas que esconden malos ingredientes o grasas saturadas muy poco beneficiosas para nuestro organismo. Además, si planeas bajar de peso o hacer un mantenimiento, estos pequeños platos pueden jugarte una mala pasada. 

En primer lugar, hay que prestar atención a la calidad de los ingredientes, sus nutrientes y a la cantidad que comemos, ya que no es lo mismo una croqueta precocinada que una tapa de jamón ibérico.

Por ello, te proponemos una guía sencilla para escoger las mejores opciones para un tapeo ligero y saludable.  

Escoge tapas con verduras o frutas

Sabemos que la sartén con huevo y picadillo puede llamarte la atención y hacerte la boca agua, pero no es ni mucho menos la mejor opción. Las tapas elaboradas a base de verduras y frutas contienen ingredientes de baja densidad calórica, ya que son ricas en fibra y tienen un alto contenido acuoso. 

Estas tapas sacian al organismo, aportan numerosos beneficios y no aportan muchas calorías. Por otra parte, las tapas con huevo duro o escaldado también pueden ser unas opciones excelentes, ya que nos aportan proteínas, vitamina B, vitamina D y grasas insaturadas. 
 

Evita tapas de fiambre, ultraprocesados o con salsas artificiales

Desde hace un tiempo se ha comprobado que las comidas preparadas y los ultraprocesados son alimentos altamente perjudiciales y que no nos aportan nada. Sus valores nutricionales son ínfimos y apenas nos sacian. Asimismo, las salsas contienen elevados niveles de azúcares procesados y sodio, mientras que los snacks fritos son ricos en grasas saturadas y harinas refinadas. Si vas a escoger una tapa de fiambre, elige aquella que sea de mayor calidad como los ibéricos. 

Apuesta por tapas de pescado y marisco

El pescado y el marisco son alimentos muy completos y se constituyen como una fuente de proteínas animal de gran calidad. Además, los pescados azules son ricos en grasas saludables y Omega 3, un compuesto vital para nuestro organismo.  
Sin embargo, recuerda no consumir aquellos que sean fritos, ya que no aprovechamos todos sus beneficios y resultarían demasiado calóricos. Elige aquellos hechos al vapor para aprovechar la vitamina D y las grasas insaturadas.

Las legumbres también en los bares

Aunque pueda sonar extraño, las legumbres son una excelente opción para las tapas. El hummus con zanahoria, el falafel casero o el guacamole casero son platos ideales para consumir en las tardes de terraceo. Las legumbres te permiten también saciarte antes sin resultar pesado. Por otro lado, son una fuente de fibra y proteínas vegetales. 

Evita los fritos

El método de cocción de los alimentos es un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de elegir una tapa. Suele ser muy común utilizar este método para preparar cualquier tentempié como los flamenquines, el tigre o las empanadillas, pero es un error. La fritura supone un añadido de calorías y grasas innecesarios y una reducción de nutrientes beneficiosos como los antioxidantes y las vitaminas. Escoge aquellas tapas hechas a la plancha, al vapor, parrilla o al horno. Son opciones más saludables y deliciosas. 

Continúa leyendo