Vídeo de la semana

Tres recetas de buñuelos para celebraciones

Esta receta, tanto en su versión dulce como salada, es muy típica de las festividades más tradicionales de nuestro país, como Todos los Santos, Carnaval o Semana Santa. ¿Te animas con estas versiones?

Los buñuelos son en su origen un dulce de sartén muy típico de nuestro país. Con el tiempo ha evolucionado y hay versiones tanto dulces como saladas. Se trata de una masa a base de huevo, harina, levadura y leche a la que se puede añadir azúcar, alguna fruta en las variantes dulces, o algún ingrediente salado, como el bacalao, por ejemplo.

Uno de los principales secretos para que los buñuelos queden perfectos está en la fritura. Es fundamental hacerla con aceite limpio a la temperatura adecuada para que se cocinen y se doren pero no absorban demasiada grasa. Te proponemos tres deliciosas recetas, dos saladas y una dulce, para disfrutar de este clásicos de nuestra gastronomía.

Buñuelos de setas

Esta es una receta que sabe a otoño. Aprovecha esta estación para prepararlas con setas silvestres (rebozuelos, trompetas de los muertos, boletus...) y verás qué platazo te marcas.

Ingredientes:

  • Aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana
  • 200 g de harina
  • 125 ml de leche
  • 1/2 sobre de levadura química
  • Perejil picado
  • Sal
  • 250 g de setas variadas.

Elaboración:

  1. Limpiar las setas con un paño húmedo o con un cepillo y cortarlas en trozos.
  2. Pelar la cebolla y cortarla en juliana fina.
  3. Sofreír la cebolla a fuego lento, hasta que esté transparente.
  4. Añadir las setas y subir el fuego. Saltear. Reservar.
  5. Poner la harina y la levadura en un cuenco.
  6. Mezclar bien y verter la leche poco a poco, sin dejar de remover hasta conseguir una masa.
  7. Añadir a la mezcla las setas, el perejil y, si fuera necesario, un poco más de sal.
  8. Calentar bien el aceite en un perol profundo y freír pequeñas cantidades de masa.
  9. Dorar los buñuelos por ambos lados y sacarlos a un plato con papel absorbente.

Buñuelos de calabacín con salmón y huevo poché

Con esta receta tenemos una versión mucho más moderna de este clásico y una forma de convertir un buñuelo en un entrante en toda regla. La combinación del buñuelo de calabacín con salmón ahumado y huevo poché es una maravilla.

Ingredientes:

Para los buñuelos:

  • 2 calabacines medianos
  • 2 huevos
  • 150 g harina
  • 100 g de queso feta
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva.

Otros ingredientes:

  • 250 g de salmón ahumado
  • 4 huevos
  • Germinados de alfalfa
  • Sal
  • Pimienta
  • Vinagre blanco.

Elaboración:

  • Para el buñuelo, lavar los calabacines y rallarlos en un bol. Añadir los huevos, el queso feta en dados y remover hasta conseguir una mezcla homogénea. Luego, agregar la harina tamizada, hasta tener una pasta fina y untuosa. Salpimentar y freír el buñuelo.
  • Quitar la cáscara al huevo en un pequeño bol. En un cazo hondo, poner 10 cm de agua y añadir un chorro de vinagre blanco y sal.
  • Cuando el agua esté a punto de hervir, bajar el fuego, para que mantenga la temperatura.
  • Dibujar círculos en un solo sentido en el agua caliente con la ayuda de una cuchara, hasta conseguir un pequeño remolino. Verter el huevo en el agua (sin altura y cuidadosamente). Con el movimiento del agua, la clara envuelve la yema y empieza a cocerse. Dejar cocer durante 4 minutos.
  • Usar una espumadera para retirar el huevo del fuego y colocarlo sobre papel absorbente.
  • Cortar el salmón en tiras de unos 3 cm de ancho. Poner el buñuelo en la base del plato, a continuación, las cintas de salmón dando un poco de volumen y, encima, el huevo poché. Espolvorear la pimienta y decorar con unos brotes de alfalfa.

Buñuelos de viento

Y para el postre, en esta selección no podían faltar los clasiquísimos y deliciosos buñuelos de viento. Un dulce tan sencillo como sabroso. Si ya los acompañas de una taza de chocolate caliente, tendrás una merienda épica.

Ingredientes:

  • 125 ml de leche
  • 50 g de mantequilla
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 75 g de harina
  • 2 huevos
  • 200 ml de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de semillas de anís machacadas
  • 100 g de azúcar
  • Un chorrito de licor de anís.

Elaboración:

  1. Verter la leche en un cazo, junto a una cucharadita de azúcar, media de sal y la mantequilla.
  2. Calentar y, cuando hierva, verter la harina.
  3. Mantener el cazo a fuego suave y remover hasta conseguir una masa homogénea y pegajosa.
  4. Retirar la mezcla del fuego y colocarla en un bol.
  5. Sin dejar de remover, agregar los huevos, uno a uno, y el anís machacado.
  6. Disponer la masa de los buñuelos en una manga pastelera y forma bolas.
  7. Calentar el aceite en una cazuela y freírlas.
  8. Cuando se hayan dorado, retirarlas con una espumadera.
  9. Espolvorear azúcar por encima y pulverizar con un chorrito de licor de anís.

Una vez visto esto, ¿quién puede resistirse a esta delicia? Tanto en su versión dulce como las opciones saladas son perfectas para celebraciones. 

Continúa leyendo