Bánh mì: bocadillo vietnamita de panceta y encurtidos

El bocadillo vietnamita más popular que ha conquistado paladares de todo el mundo. Prueba este sencillo y refrescante tentempié.

Tiempo de preparación: 15 minutos
Económica
0 comensales
Tipo de receta: Verduras

Ingredientes:

  • Un bollo de pan o baguete de harina blanca
  • 100 gramos de jamón vietnamita o de lomo de cerdo
  • Paté de hígado de cerdo
  • Un pepino
  • Una zanahoria
  • Unas ramas de cilantro
  • Salsa de soja
  • Vinagre
  • Azúcar
  • Pimienta
  • Chili.

Elaboración:

  1. Abre tu pan cortándolo por la mitad. Unta el paté en el pan de forma generosa.
  2. Ralla toda la zanahoria.
  3. Déjala macerar con una mezcla de vinagre y azúcar durante 10 minutos.
  4. Pica en tiras medias o en bastones el pepino y el jamón.
  5. Mete en tu bocadillo la zanahoria rallada, el pepino y el jamón.
  6. Para un toque extra de sabor, añade unos ramilletes de cilantro y  un poco de chili picado.
  7. Termina tu preparación con un chorrito salsa de soja y pimienta al gusto.

Sobre el Bánh mì:

Aunque la receta original está hecha con una baguette de harina de arroz, esta versión adaptada es igual de deliciosa y refrescante. Con este bocadillo puedes saciarte mientras ingieres una importante cantidad de verduras crudas. Una forma perfecta de aprovechar todos sus nutrientes y su sabor y textura natural.

El origen de este bocadillo se remonta a la época de la ocupación francesa en Vietnam, cuando los galos preparaban sus baguettes con paté, carne y verduras. Con los años los vietnamitas adaptaron esta receta añadiéndole el pan de arroz en lugar de la baguette  francesa tradicional y los ingredientes que han del hecho del Bánh mì un plato estrella del país asiático. Además, los vietnamitas que migraron hacia Estados Unidos tras la Guerra de Vietnam ayudaron a internacionalizar la receta. En la actualidad pueden encontrarse muchas recetas de este tentempié.

Si cortas las verduras en bastones, conseguirás que cada bocado tenga un toque especial y crujiente. Además, comer la verdura cruda te aportará todos los beneficios que poseen. Al comer zanahoria cruda nuestro cuerpo absorberá perfectamente los antioxidantes y la vitamina C de este alimento. El pepino crudo, por su parte, es una gran opción tomar un plus de fibra y de vitaminas A, B, C y E.

El jamón vietnamita puede encontrarse en los supermercados asiáticos. Si no lo encuentras, puedes adaptar la receta con lomo de cerdo o con panceta cocida.

El picante le da un toque especial a esta mezcla de sabores frescos.  Aún así, puedes prescindir de este ingrediente si tienes problemas con las digestiones lentas.

La zanahoria rallada absorbe rapidamente los líquidos con los que está en contacto, por eso es importante que vigiles el tiempo en el que se encuentra macerando en el vinagre y el azúcar. Si te gustan los sabores fuertes, amplía el tiempo de maceración hasta que esté a tu gusto.

En este bocadillo todos los ingredientes cumplen una función: mientras alimentos como el pepino o el cilantro le aportan un frescor inigualable al bocadillo, el paté te asegurará que el pan se mantenga jugoso. Este truco de añadir una base untuosa, puede aplicarse a todo tipo de bocadillos y sándwiches.

Continúa leyendo nuestras recetas...