Cómo hacer mantequilla de cacahuete fácilmente en casa

La mantequilla de cacahuetes (o mantequilla de maní) es una opción excelente para el desayuno o la merienda. Pero para que sea adecuada es necesario que solo se elabore con cacahuetes tostados sin sal. Por suerte, es tremendamente fácil y sencilla de preparar en casa.

Ingredientes (para 16 porciones):

Tiempo de preparación: 10 minutos
6 comensales
Tipo de receta: Frutos Secos
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Vierte los cacahuetes en un procesador de alimentos equipado con una cuchilla en forma de “S”. Asegura bien la tapa y procesa bien hasta que todos los cacahuetes se hayan molido.
  2. Pasados 2 minutos de procesamiento, los cacahuetes deberían haberse convertido en una pasta relativamente suave. Procesa durante otros 2 minutos más. Observarás cómo la mantequilla de cacahuete se vuelve aún más suave. A medida que los cacahuetes comienzan a liberar sus aceites naturales, comenzarás a escuchar una especie de “chapoteo”. Esto ayudará a que la pasta adquiera una textura más líquida.
  3. Transcurridos 5 minutos, la mantequilla debe haberse vuelto tan suave como ligeramente líquida. Si ha adquirido la textura deseada, solo tendrás que verter la mantequilla en un frasco hermético y conservarlo en el refrigerador hasta el momento de su consumo.

Conservación de la mantequilla de cacahuete casera:

Siempre y cuando no se introduzca humedad en el recipiente o frasco, la mantequilla de cacahuete podría conservarse perfectamente bien durante un mes, siempre y cuando se convierte en el refrigerador.

Cómo hacer mantequilla de cacahuete crujiente

Se trata de otra opción excelente a la hora de hacer una mantequilla de cacahuetes casera completamente diferente, ideal para quienes disfrutan añadiendo un toque crujiente a la receta original.

Ingredientes:

  • 4 tazas de cacahuetes tostados pelados sin sal

Preparación:

  1. En primer lugar reserva ¾ de la taza de cacahuetes antes de hacer la mantequilla de cacahuete (es la cantidad que utilizaremos para proporcionar la textura crujiente a nuestra mantequilla).
  2. Coloca los cacahuetes que hayas apartado en el procesador de alimentos. Coloca la cuchilla con forma de “S”, y procesa hasta que estén finamente picados (pero no molidos). Retíralos del procesador de alimento y reserva.
  3. Vierte el resto de los cacahuetes. Procesa durante 5 a 10 minutos, tiempo que dependerá directamente del procesador de alimentos, o bien hasta que la textura sea suave y casi líquida. Raspa los lados del procesador con la ayuda de una espátula de goma.
  4. Una vez haya adquirido la textura deseada, añade el resto de los cacahuetes, y mezcla bien.
  5. ¡Listo! Vierte la mantequilla de cacahuete en un recipiente que puedas cerrar herméticamente, y conserva en el refrigerador.

¿Cómo podemos tostar los cacahuetes?

Si no dispones de cacahuetes tostados en casa, es perfectamente posible tostarlos con enorme facilidad. Es tan sencillo como precalentar el horno a 200 ºC.

Coloca papel para hornear en una bandeja de horno. Extiende los cacahuetes sobre ella, y hornea entre 15 a 20 minutos, o hasta que los cacahuetes se hayan dorado al gusto. Luego, retíralos del horno y deja que se enfríen un poco.

¿Es la mantequilla de cacahuete una opción saludable?

Si sigues una alimentación vegetariana o vegana, lo cierto es que la mantequilla de cacahuete puede convertirse en una forma excelente de proporcionar proteínas y grasas saludables a la dieta. Y, aunque podemos encontrar una amplia diversidad de mantequillas de maní en el supermercado, debemos analizar muy bien cuáles son los ingredientes utilizados por el fabricante en su elaboración.

¿El motivo? Pueden contener grandes cantidades de azúcar y sal, y pueden al final no ser tan saludables si, además de cacahuetes, contienen algún que otro aceite añadido. Por tanto, un producto nutritivo pasaría a convertirse en una opción, cuanto menos, finalmente poco saludable.

Desde un punto de vista nutritivo, la mantequilla de cacahuete es especialmente rica en grasas saludables, beneficiosas para el sistema cardiovascular (y particularmente para la salud del corazón). También es una buena fuente de proteínas, por lo que es una opción tremendamente ideal para vegetarianos y veganos, en especial cuando buscan añadir más proteínas en sus dietas.

Por ejemplo, una sola porción de 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete proporciona hasta 8 gramos de proteínas, entre 2 a 3 gramos de fibra, y también determinadas vitaminas y minerales, entre las que podemos mencionar vitaminas del grupo B (como la niacina), vitamina E, hierro y potasio.

No obstante, para que una mantequilla de cacahuete sea verdaderamente saludable solo debe estar hecha de cacahuetes (maní). Por lo que la sal, los azúcares y determinados aceites agregados acabarán por modificar su perfil nutricional.

A la hora de hacer nuestra propia mantequilla de cacahuete casera, como comprar cualquier variedad en el supermercado o en nuestro herbolario de confianza, es necesario que no contengan sal añadida ni azúcar. Y es que una mantequilla de cacahuete con sal agregada puede tener entre 100 a 150 miligramos de sodio.

Por otro lado, no se observan diferencias entre mantequillas de cacahuete ligeras y la mantequilla de cacahuete crujiente o cuya textura tiende a ser un poco más gruesa. Es decir, nutricionalmente hablando, son bastante similares, por lo que la elección entre una u otra dependerá simplemente del gusto personal de cada cual.

Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo nuestras recetas...