Gratinado de patatas y puerros

Una de esas recetas ideales para compartir que son ricas, nutritivas y fáciles de hacer con independencia de tu nivel en la cocina.

Ingredientes:

iStock
iStock
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal, y más para sartén
  • 900 gramos de algún tipo de patata que se disfrute sin pelar (tipo yukon gold)
  • 1 puerro grueso o 2 más delgados
  • 300 gramos de crema espesa
  • Sal y pimienta negra
  • 2 dientes de ajo picados
  • Hojas de 3 ramitas de tomillo fresco
  • 100-150 gramos de pan rallado (puede ser panko o cualquier versión casera)
  • 150 gramos de queso gruyère, comte o baby suizo rallado 
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 75 minutos
6 comensales
Tipo de receta: Patatas

Elaboración:

  1. Calienta el horno a 175 grados y engrasa generosamente una fuente para hornear grande.
  2. Picar las patatas sin pelar en rodajas (lavar bien antes) y colocarlas en pequeñas pilas sobre la bandeja, con forma de abanico y en diferentes direcciones, hasta llenar el recipiente.
  3. Corta los puerros (después de lavar) en gajos e intercálalos en la bandeja entre las patatas por todo el recipiente.
  4. En una cacerola mediana, pon la crema espesa, dos cucharadas de sal, pimienta negra, el ajo picado o prensado y el tomillo a fuego lento. Revuelve bien para que todo se mezcle y disuelva. Vierte la mezcla sobre las patatas cubriendo todas las patatas y los puerros.
  5. Cubre la bandeja con papel de aluminio, colócalo en una bandeja para hornear para recoger cualquier goteo que pueda surgir del recipiente y hornea por 30 minutos.
  6. Mientras tanto, por otro lado, derrite las 2 cucharadas restantes de mantequilla. Agrega el pan rallado, sal y pimienta al gusto y mezcla para cubrir uniformemente.
  7. A los 30 minutos del horneado, retira brevemente la bandeja del horno y quita el papel de aluminio.
  8. Espolvorea en la parte superior uniformemente con queso y luego haz lo propio con la mezcla de pan rallado con mantequilla.
  9. Mételo de nuevo en el horno sin papel de aluminio durante 45 minutos más, hasta que las patatas estén totalmente tiernas, la parte superior esté dorada y en los bordes se vean burbujas. Puedes meter un cuchillo en la bandeja para ver si están crujientes por dentro y listas para comer.
  10. Deje enfriar unos minutos antes de servir caliente.

Esta receta se puede adelantar un día ya que el gratinado se puede preparar el día anterior y hornear posteriormente, antes de una comida grande. También se puede hornear durante 30 minutos (la porción de papel de aluminio) y dejar enfriar, terminando el tiempo de horneado al día siguiente. Las sobras se conservan en el frigorífico de 4 a 5 días.

También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...