Mousse de espárragos con chips de remolacha

Disfruta de este delicioso aperitivo de mousse de espárragos con chips de remolacha. ¡Te encantará!

También te puede interesar:

Ingredientes:

  • 1 remolacha cruda
  • 200 g de puntas de espárragos verdes
  • 1/2 sobre de gelatina al Madeira
  • Caldo de verduras
  • 1 clara de huevo
  • 1/2 dl de nata
  • Unos brotes de remolacha
  • 1 granada.
Tiempo de preparación: 45 minutos
Tiempo de cocción: 121 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Verduras
Light
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Cocer los espárragos, reservar algunas puntas y triturar el resto en la túrmix junto con la nata.
  2. Disolver la gelatina en 1 dl de caldo de verduras.
  3. Dejar enfriar y mezclarla con el puré de espárragos.
  4. Añadir una clara de huevo montada a punto de nieve y remover.
  5. Pasar a un molde y reservar en la nevera 6 horas.
  6. Pelar la remolacha y cortarla en rodajas muy finas.
  7. 7. Disponerlas sobre una bandeja de horno forrada con papel de vegetal y hornear 4 horas a 120 ºC dándoles la vuelta a la mitad del tiempo, hasta que queden crujientes.
  8. Dejar enfriar.
  9. En el momento de servir, recortar la mousse de espárragos en redondeles pequeños con un cortapastas.
  10. Disponer un chip de remolacha en una cuchara de aperitivo, encima poner un poco de mousse de espárragos, cubrir con otro chip y terminar con unos granos de granada.
  11. Decorar con las puntas de espárrago y con unos brotes de remolacha.

Cosas que debes saber sobre la Mousse de espárragos con chips de remolacha

Este aperitivo es ideal para fiestas, celebraciones, un picoteo rápido… Para una buena presentación es recomendable comprar remolachas medianas, frescas y, a ser posible, con el penacho de hojas. Utiliza las hojas más pequeñas para adornar algunas cucharas de aperitivo (como en la imagen), le dará un punto de color y ganarán en presentación.

Los ingredientes estrella son los espárragos y la remolacha, dos verduras muy económicas y con múltiples beneficios para el organismo.

Los espárragos tanto blancos como trigueros posen un sinfín de nutrientes y vitaminas. Su mejor época es la primavera, aunque actualmente mediante invernaderos y cámaras de frío podemos disfrutar de ellos todo el año.

Son ideales para aquellas personas que quieren perder peso gracias a que son diuréticos, por lo que ayudan a la eliminación de líquidos debido a su alto contenido en agua. Tienen escasas calorías y ayudan a eliminar toxinas, fomentando la perdida progresiva de peso.

Contienen una gran variedad de vitaminas, así como de nutrientes y minerales. Vitaminas como A, B1, B2, B6, C y E. Entre sus minerales destacan sodio, fósforo, calcio, magnesio y potasio.

La remolacha tiene diversas variedades, las más consumidas son la roja y la blanca. La roja suele ser destinada a consumo cotidiano, mientras que la blanca es más característica en la producción de azúcar. 

Esta verdura contiene betanina, el pigmento rojo que le da el color característico de la remolacha, un potente antioxidante que mejora la salud del corazón, tiene propiedades antienvejecimiento y un estudio realizado en 2018 en la Universidad del Sur de Florida (en Tampa, EE.UU.) relacionó este compuesto con la prevención y la progresión de la enfermedad de Alzheimer. 

Es una potente fuente de hierro, además aporta vitamina C, la cual favorece a la absorción del hierro. La combinación perfecta en un solo alimento. 

El aliado perfecto contra el envejecimiento precoz gracias a su contenido en ácido fólico y vitamina B9. Al igual que los espárragos, la remolacha contiene muy poca cantidad de azúcar y de calorías.

Dos verduras perfectas para tener una salud de hierro, reunidas en un mismo aperitivo. ¿El resultado? Espectacular.

Continúa leyendo nuestras recetas...