Palomitas con chocolate, caramelo y curri

Una vez controles el proceso de hacer el caramelo, puedes añadir la especia que más te guste, desde canela hasta cayena. Dulces o saladas.

Ingredientes:

  • 1 paquete de palomitas para microondas
  • 1 tableta de chocolate de fundir

Para el caramelo:

  • 200 g de azúcar.

Para el caramelo al curri:

  • 200 g de azúcar 
  • curri en polvo
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 5 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Frutos Secos
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Una vez hechas las palomitas, divídelas en tres partes. Para elaborar las de chocolate, derrite el chocolate al baño María o en el microondas. Pon las palomitas en un bol y añade todo el chocolate fundido lentamente sin dejar de remover las palomitas. Espárcelas todas, sin que se toquen entre sí , en un papel antiadherente o de hornear, y deja que el chocolate se enfríe y se endurezca.
  2. Para preparar el caramelo, pon el azúcar en una cacerola. A fuego lento, deja que se derrita el azúcar y, justo cuando se empiece a dorar un poco, agrega las palomitas sin dejar de remover con una espátula de silicona. Luego, colócalas sobre un papel antiadherente separadas entre sí , hasta que se enfríen.
  3. Para las de caramelo al curri, repite el proceso anterior, pero, justo en el momento de echar las palomitas a la cacerola, incorpora el curri.

¿Conoces el origen de las palomitas?

Las palomitas es uno de los snacks más consumidos en todo el mundo. Se trata de un alimento rico en fibra y en nutrientes esenciales. Su nombre varía dependiendo del país e incluso, la región. En las Islas Canarias, se llaman de forma diferente dependiendo de la isla, ya que unos lo llaman cotufas y otros roscas. 

Se pueden comer de múltiples maneras y colores (dulces, saladas, de colores...), pero su origen es bastante peculiar. El maíz fue uno de los primeros cereales que cultivó el ser humano junto al trigo y la cebada desde hace más de 5.000 años. En 1492, los españoles llegaron al continente americano, donde algunos pobladores de la zona les ofrecían collares de palomitas de maíz. Esto se debía a que las palomitas en un principio estaban también asociados a la joyería y en muchas excavaciones se han encontrado como parte del ajuar funerario.

Sin embargo, en 1880 se comenzó a expandir su consumo gracias a la aparición de las primeras palomiteras. Hasta ese momento este aperitivo se reservaba al núcleo familiar. A partir del invento de las máquinas eléctricas, las palomitas se comenzaron a industrializar. Con la depresión de 1929, los americanos comenzaron a consumir más granos de maíz baratos y a tostarlo en forma de palomitas.

No obstante, su expansión definitiva fue con el cine. En 1927, se inventó el cine con sonido y el cine comenzó a popularizarse entre las clases sociales más trabajadoras. Antiguamente, este espectáculo se reservaba a las personas más pudientes y con un nivel de estudios que fuera capaz de leer. Con la incorporación del sonido a las películas, los largometrajes comenzaron a ser más accesibles. Por ello, se tuvo la idea de poner palomitas de maíz para aplacar la tensión de las películas. Los propietarios del Linwood Theatre fueron los primeros en autorizar un puesto de cucuruchos de palomitas en su complejo y tuvo tanto éxito que todos los propietarios quisieron tener su propio puesto en sus cines.

Hay que tener en cuenta que la elección de este aperitivo no fue fruto de la casualidad, ya que los dueños de las mayores empresas de Hollywood (las 'majors') eran los propietarios de grandes extensiones de campo de maíz. Por ello, vieron en este snack como una oportunidad para hacer caja. De igual forma, el cine fue el verdadero empujón para la popularización de este snack, ya que consiguió cifras de récord en su consumo. Tanto fue así que algunos cines americanos eran apodados como 'salones de palomitas de maíz' (pop-corn saloons en inglés).

Continúa leyendo nuestras recetas...