Patatas rellenas de jamón y huevo de codorniz

Este aperitivo gusta a todo el mundo. Las patatas rellenas con jamón y huevo de codorniz son ideales para servir en una comida informal. ¡Triunfarás!

Patatas rellenas con jamón y huevo de codorniz

Tiempo de preparación:

15 min

Tiempo de cocción:

45 min

Tipo de receta:

Patatas

Receta para 4 personas

Apto para celiacos

Económica

Ingredientes:

  • 8 patatas nuevas pequeñas
  • 8 huevos de codorniz
  • 1 loncha de jamón de bellota
  • Aceite de oliva para freír los huevos
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Rúcula.

Elaboración:

  • Lavar las patatas y, sin pelarlas, envolverlas en papel de aluminio. Asarlas a 180 ºC durante 45 minutos o hasta que estén tiernas. Pincharlas para verificar su punto.
  • Mientras, cortar el jamón en juliana, es decir, cortarlo en tiras finas.
  • Freír los huevos de codorniz en aceite de oliva. Reservar.
  • Hacer una incisión en la parte superior de cada patata con un cuchillo afilado.
  • Con una cucharilla, sacar un poco de carne de la patata por la zona donde se ha realizado la incisión, formando un pequeño hueco e introducir el jamón que se ha cortado previamente.
  • Cubrir con un huevo de codorniz y sazonar con pimienta molida. Decorar el plato con unas hojas de rúcula y un poco más de jamón ibérico.

¿Sabías que…?

Los huevos de codorniz están ganando muchos seguidores. Su alto contenido en proteínas y minerales hacen que sea un ingrediente perfecto para acompañar muchos platos.

Se cocinan igual que los huevos de gallina. Lo que sí es importante es vigilar el tiempo de cocción, porque los huevos de codorniz pesan 9 g frente a los 50 g que pesan los de gallina. Para comerlos hervidos cuécelos durante 4 o 5 minutos.

Consejos sobre las patatas rellenas de jamón y huevos de codorniz:

Este plato es ideal para servir en una comida de picoteo a modo de tapa. En este caso la patata deja de ser una guarnición para convertirse en la absoluta protagonista.

No hay que olvidar que en esta receta las patatas se sirven con piel, por lo que es fundamental lavarlas muy bien antes de envolverlas en papel de aluminio y hornearlas. El punto de cocción también es crucial. Pínchalas para cerciorarte de que las patatas están tiernas en su interior.

Si las preparas para una comida con amigos o familia y tienes que cocinar bastante cantidad, una vez rellenas con jamón puedes mantenerlas en el horno templado (sin el huevo de codorniz) y colocar el huevo justo en el momento de servirlas. El jamón se secará ligeramente y quedará crujiente y delicioso.

A la hora de servir estas patatas rellenas, la rúcula, además de aportar color al plato, le da frescura y ligereza, por lo que es una buena opción de presentación.

La carne que te sobre de vaciar las patatas puedes guardarla para hacer un puré con el que acompañar tanto carnes como pescados.

Un truco para variar la receta

Con un poco de imaginación puedes variar la receta a tu gusto, sustituyendo el jamón por un montón de opciones diferentes: un poco de sobrasada, un poco de queso de untar o de un queso rallado con un sabor potente, de bacon crujiente…

Y luego rematas la faena con el huevo de codorniz recién frito. ¡Con este pequeño cambio conseguirás un aperitivo completamente distinto cada vez!

Etiquetas: Huevos, Recetas fáciles

¿Quieres ver más recetas?

Buscar por...

recipe_post_search

Continúa leyendo nuestras recetas...

COMENTARIOS