Sardinas rellenas para el aperitivo

La sardina es uno de los pescados más consumidos, ya que suele gustar a todo el mundo. Prueba a cocinarlas rellenas y dale una vuelta de tuerca a este pescado.

Ingredientes:

  • 12 lomos de sardinas grandes
  • 250 de queso fresco
  • 4 tomates maduros
  • 1 cucharada de alcaparras
  • 50 g de aceituna negras sin hueso
  • 1 huevo mediano
  • 100 ml de aceite de oliva virgen
  • 200 ml de caldo de pescado
  • 4 dientes de ajo
  • 100 ml de zumo de limón
  • Pimienta
  • Sal.
Tiempo de preparación: 45 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Pescado
Sin gluten

Elaboración:

  1. Escaldar los tomates, refrescarlos, pelarlos y cortarlos en dados pequeños.
  2. Dorar los piñones en una sartén sin grasa ni aceite.
  3. Aplastar el queso con un tenedor y mezclarlo con los 50 ml de aceite y el huevo.
  4. Salpimentar.
  5. A continuación, agregar el tomate troceado y los piñones dorados y mezclar.
  6. Repartir la mezcla sobre los lomos de las sardinas.
  7. Rociar con un poco de aceite de oliva.
  8. Doblarlos por la mitad, sujetarlos con un palillo para que no se abran y se desmonten.
  9. Precalentar el horno a 210 ºC al menos unos minutos.
  10. Disponerlos en una bandeja de horno y cocerlos en el horno durante unos 8 minutos aproximadamente.
  11. Picar los dientes de ajo y rehogarlos en el aceite caliente.
  12. Picar las aceitunas negras.
  13. Agregar el caldo, el zumo de limón, las alcaparras y las aceitunas picadas.
  14. Servir las sardinas regadas con esta salsa.
  15. Emplatar y servir.

Beneficios de las sardinas para la salud:

La sardina es un pescado azul ya que es un pescado con un alto contenido graso (con grasas buenas) mucho mayor que los pescados blancos. Junto con el boquerón y el atún es uno de los pescados más consumidos y populares en la gastronomía española.

Las sardinas son ricas en ácidos grasos omega 3, que son muy beneficiosos para el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular. Además, ayudan a reducir el colesterol malo. Destacan por su alto aporte en vitaminas y minerales, entre los que destaca el fósforo, que encuentra en grandes cantidades en este ingrediente. También contienen selenio, yodo, hierro y magnesio. Entre su aporte vitamínico están las vitaminas del grupo B, como la B6 y B12, que son las más abundantes. También contiene, aunque en pequeñas dosis de vitamina D y E.

Este pescado es muy versátil, ya que se puede puede cocinar de muchas formas y, además ,es muy asequible económicamente. Si no dispones de tiempo de cocinar puedes comprar la versión en conserva, que es muy socorrida y también saludables. 

Es recomendable tomar tres raciones de pescado a la semana, aunque si esta se amplía cuatro no hay problema. 

Importante: antes de cocinarlas debes limpiarlas bien, para ello sitúalas debajo del grifo con agua fría y frótalas con los dedos hacia abajo para eliminar las escamas. A continuación, retírale la cabeza e introduce el dedo índice en su interior para sacra las tripas y vísceras. Arranca la espina y con ayuda de un cuchillo retira las barbas y demás restos. Eso sí, antes de consumirlas es importante congelarlas -especialmente si vas a consumirlas en crudo- para evitar el riesgo de padecer anisakis.     

Las sardina, es uno de los pescados más saludables que hay, así que no lo dudes y sácale partido en la cocina a este ingrediente. 

Continúa leyendo nuestras recetas...