Tostadas de calabaza con ricotta y vinagre de sidra

Un aperitivo o entrante fácil de hacer con el que sorprender a tus invitados.

Ingredientes:

iStock
iStock
  • Un kilo de calabaza
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Media cucharadita de chile seco, al gusto
  • Sal 
  • 1 cebolla grande o dos pequeñas peladas y picadas finas en rodajas
  • Un tercio de una taza de vinagre de sidra de manzana
  • 3 cucharaditas de de jarabe de arce
  • 4 rebanadas de pan de hogaza
  • 120 gramos de queso ricotta
  • 4 cucharadas de hojas de menta picadas
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
6 comensales

Elaboración:

  1. Calienta el horno a 220 grados y cubre una bandeja para hornear grande con papel de horno. 
    Para preparar la calabaza, basta con pelarla y abrirla por la mitad. No es necesario quitar ahora su corazón, basta con hacer rodajas de grosor que no lleguen al centímetro de ancho.
  2. En un recipiente o sobre una tabla de cortar, mezcla con 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sal y hojuelas de chile hasta que estén cubiertas de manera uniforme.
  3. Transfiere la mezcla a la bandeja preparada y asa la calabaza hasta que esté tierna y ligeramente coloreada la calabaza, de 15 a 30 minutos. Para que se haga de forma uniforme, dale la vuelta hacia la mitad del horneado.
  4. Una vez tierna, ahora sí separa la pulpa de la carne, que es lo que vas a utilizar. Deja la calabaza asada en la bandeja del horno para que no pierda rápido el calor.
  5. Por otro lado, calienta en una sartén tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y añade la cebolla picada con una pizca de sal.
  6. Cuando ya esté dorada tras hacerse alrededor de 10 minutos a fuego medio, agrega el vinagre de sidra de manzana y el jarabe de arce y deja que cocine mientras revuelves la mezcla. La idea es que la cebolla se confite y para eso tendrá que estar otros 15 minutos aproximadamente en el fuego.
  7. Mezcla la calabaza y la cebolla confitada para poder fundir los sabores y que sea más fácil servirlo.
  8. Por último, en una sartén pon una pizca de aceite de oliva virgen extra y cocina vuelta y vuelta las rebanadas de pan para que se tuesten por ambos lados. Lo puedes hacer sin aceite, solo con el calor también, o en un tostador en su defecto.
  9. Si lo has hecho con aceite, escurre el pan después de dorarlo y sobre él unta el queso que escojas para hacer la receta. Pon encima la mezcla de la calabaza con la cebolla. Termina ajustando de sal y con la menta picada por encima. 

Puedes cambiar la ricotta por queso de cabra, queso feta o mascarpone, y en vez de jarabe de arce también puedes confitar la cebolla al modo tradicional, con azúcar. 

Continúa leyendo nuestras recetas...