Vídeo de la semana

Aprende a preparar la tarta de limón más refrescante

Este postre frío se prepara en menos de 30 minutos y es perfecto para rematar una comida por todo lo alto. ¡Es ligero y refrescante!

tarta limón
iStock

Como la tarta de zanahoria, la tarta de chocolate o la tarta de queso, la tarta de limón es otra de esas recetas clásicas que nunca falla en un buen menú festivo y que gusta a todo el mundo, niños y mayores. Elaborada con galletas, limón y queso, es un postre de lo más ligero, con un sutil toque ácido y de lo más refrescante que la vuelve perfecta para rematar cualquier comida o cena contundente por todo lo alto.

Lejos de lo que pueda parecer, la tarta de limón es muy fácil de preparar. Sólo se necesitan un par de ingredientes comunes y menos de 30 minutos. ¿Quieres saber cómo se elabora esta joya de la repostería? Toma nota de su sencilla receta. ¡Ni siquiera necesitas poner el horno en esta ocasión! Con el frigorífico será suficiente.

Ingredientes que necesitas:

  • 1 paquete de galletas maría dorada
  • 100 gramos de mantequilla derretida
  • 2 sobres de gelatina de limón
  • 500 ml de nata para montar
  • 250 gramos de queso crema tipo queso Philadelphia.
  • 100 gramos de azúcar
  • 200 ml de agua
  • 150 ml de leche

Cómo preparar tarta de limón

Para empezar pica y tritura las galletas hasta hacerlas casi polvo. Puedes ayudarte de un robot de cocina, un mortero o un rodillo. Después, mezcla en un bol el polvo de las galletas con la mantequilla derretida hasta que consigas una masa espesa y homogénea. Coloca esta pasta de galleta sobre un molde para horno y alísala con ayuda de una espátula: será la base crujiente de la tarta.

Por otro lado, añade a otro bol grande la nata, la crema de queso, la leche y el azúcar. Remueve y mezcla todos los ingredientes hasta que estén bien integrados. Calienta los 200ml de agua y disuelve en ella los dos sobres de gelatina de limón. Una vez la gelatina esté disuelta, añádela al bol anterior y vuelve a mezclar todos los ingredientes con energía.

Vuelca la mezcla con mucho cuidado sobre la base de galleta en el molde, vuelve a alisar la superficie y mete la tarta en la nevera durante al menos 3 horas. Pasado este tiempo, la masa habrá cuajado y la tarta estará sólida y lista para ser disfrutada. ¡Está deliciosa! Puedes decorarla con frutos secos picados y espolvoreados por encima, azúcar glass o incluso alguna fruta como la fresa o los arándanos. ¿Y un consejo? Con una copita de vino espumoso te sabrá exquisita.

También te puede interesar:

Continúa leyendo

#}