Barritas de cheesecake y arándanos para chuparse los dedos

Con base de galleta y coulis de arándanos, se convertirán en tu nuevo postre (o snack) favoritos. ¡Aprende a preparar este pequeño manjar!

barritas arandanos
iStock

No es ningún secreto que la tarta de queso -o la tradicional cheesecake, en su nombre en inglés- es uno de nuestros postres preferidos. Por eso es bastante normal que queramos disfrutarla de muchas maneras y que busquemos ideas para incorporarla a multitud de recetas y elaboraciones. ¿La última que hemos descubierto? Unas barritas de cheesecake con arándanos deliciosas, que, en cuanto veas, tú también querrás probar. Con base de galleta y coulis de arándanos, te enseñamos cómo prepararlas. ¡Te encantarán! Y puede que se conviertan en tu nuevo postre o snack favorito…

Ingredientes:

  • 150 gramos de arándanos
  • 250 gramos de azúcar
  • 2 cucharaditas de zumo de limón
  • 150 gramos de galletas trituradas
  • 60 gramos de coco rallado
  • Ralladura de limón
  • 60 gramos de mantequilla derretida
  • 450 gramos de queso crema
  • Una taza de nata agria
  • 3 cucharadas de harina
  • Extracto de vainilla
  • 3 huevos

Paso a paso

Para empezar prepara el coulis de arándanos. Para ello añade los arándanos, 50 gramos de azúcar y las cucharaditas de zumo de limón a una sartén a fuego medio. Cocina durante 5 minutos hasta que los arándanos se rompan y se forme una salsa espesa. En este punto, apaga el fuego y deja reposar la salsa.

Después es el turno de la base de galletas. Una vez las tengas muy trituradas (casi polvo), viértelas en un bol junto con el coco rallado, la ralladura de limón y la mantequilla derretida. Mezcla todos los ingredientes bien y después, vierte la mezcla sobre un molde cuadrado engrasado y forrado con papel de horno. Alisa la base y métela al congelador durante 30 minutos.

Para preparar la tarta de queso, pon el queso crema en un bol y bátelo hasta que esté cremoso. Añade la nata agria, el azúcar, la harina, el zumo de limón y la vainilla y vuelve a batir todos los ingredientes. Por último, añade los huevos y bátelos, haciendo que todos los ingredientes se integren bien. Cuando tengas la mezcla lista viértela sobre la base de galletas, que ya habrás sacado del congelador. Después añade el coulis de arádanos del principio.

Mete el pastel al horno durante unos 55 minutos a 140ºC, hasta que veas que está totalmente firme y duro. Paso este tiempo sácalo del horno y déjalo enfríar en la nevera durante un mínimo de 8 horas antes de comerlo. Después córtalo en barritas… ¡y a disfrutar!

Continúa leyendo