Bollos que puedes hacer en casa con los niños

Cocinar con los peques de la casa es una manera genial de entretenerles, de que practiquen el conteo y además disfruten de un delicioso dulce.

Niños en la cocina
Niños en la cocina (Foto: iStock)

Quienes tengan niños en casa sabrán que cualquier excusa es buena para tenerles entretenidos. Y hacer bollos es una de las más efectivas. Sobre todo en estos días de cuarentena por el coronavirus en los que les pesan las cuatro paredes y una escapada al parque no es una opción a contemplar. De entre los muchos juegos, manualidades y ejercicios varios, nos gusta especialmente el de meternos con ellos en la cocina. Pueden hacerse empanadillas, croquetas, pizzas... cualquier plato que sea moldeable con las manos será buena idea aunque, dado que su perdición siempre es el dulce, los bollos suelen ser la mejor de las opciones. 

A ellos les encanta porque el resultado final siempre suele ser algo con lo que se chupan los dedos, pero también porque les divierte todo aquello que tenga que ver con embadurnarse de harina y les hace sentirse útiles en una tarea en la que ven que son capaces de participar con éxito. Por si necesitas alguna excusa más para ponerte manos a la obra con tus hijos, has de saber que también les ayuda a practicar el conteo, a concentrarse y a trabajar la motricidad por lo que ¡todo son ventajas! 

Un auténtico planazo que además puedes ir variando con distintas recetas. Te dejamos algunas de ellas a continuación par que no haya excusas a la hora de enseñarles las bondades de la comida casera aprovechando estos días de confinamiento. 

Banana bread

Cocinar dulce no implica siempre tener que utilizar azúcar. Si quieres probar a hacer un bollo con los peques saludable e igualmente delicioso, prueba con el banana bread. Hay varias versiones que puedes probar en función de tus gustos, si quieres una vegana, prueba con la que puedes cocinar a base de plátanos, harina integral, aceite de oliva, bebida de avena o soja, dátiles, canela y levadura. Puedes añadirle además unas pepitas de chocolate durante el cocinado para que se derritan por dentro antes de hornear unos 20 minutos. 

Bizcocho de yogur

El clásico entre los clásicos para hacer con los peques de la casa porque, con el envase del yogur, podrán ir tomando ellos mismos las medidas para cocinarlo. 1 medida de aceite, 2 medidas de azúcar, 3 medidas de harina, 3 huevos, 1 sobre de levadura y, por supuesto, 1 yogur que aunque lo recomendable es el natural puede ser de cualquier sabor que les guste. Solo tendrán que mezclar bien los ingredientes y hornear durante una media hora a 180 grados para que puedan degustar su trabajo en la cocina. 

Bizcocho de zanahoria

Este bollo es genial que lo hagan ellos mismos porque así muchos de los que miran con recelo a las verduras le cojan el gusto a la zanahoria. Como prácticamente cualquier otro bollo, solo necesitarás harina, azúcar, huevos, aceite, levadura en polvo y una pizca de sal, además de las zanahorias y la canela. Está tan rico que, si tus hijos son mayores, nuestra recomendación es que terminéis de animaros a ir un paso más allá y hacer el frosting para directamente preparar una tarta de zanahoria

Brownie de chocolate

¿Quién puede resistirse a un brownie en tiempos de confinamiento? Existen muchas versiones de este postre de origen americano pero la más sencilla de poner en práctica en casa es la que incluye chocolate negro (al menos del 60%), mantequilla, huevos, azúcar, harina, media cucharada de bicarbonato y nueces. En media hora tendréis una deliciosa merienda que, aunque no sea demasiado saludable, merece la pena degustar en días en los que uno necesita una dosis extra de dulce. 

Bizcocho de limón

Una última recomendación que forma parte del recetario popular es la del bizcocho de limón porque puede hacerse siguiendo la misma regla de la medida de yogur. La única diferencia es que hay que añadir el zumo y la ralladura de un limón en la elaboración o, si quieres darle más intensidad, añadirle un yogur de sabor limón. Una combinación de cítrico y dulce que puedes acompañar de mascarpone, cacao, azúcar glas, mermelada o incluso crema de algún fruto seco. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo