Brownie mármol: el postre bicolor que querrás hacer

Este dulce es perfecto cuando quieres preparar algo que guste a todos y a la vez sea original. Le damos una vuelta a la receta tradicional de brownie y le añadimos chocolate blanco. Te enseñamos a hacer este brownie 'de mármol' con el que sorprender a tus invitados.

Si hay un dulce de origen estadounidense que nos enamore (aunque son muchos), ése es el brownie. Y es que se trata de un dulce que se adapta a cualquier ocasión, ya sea para celebraciones o para darnos un chocolateado capricho de vez en cuando. Quizá estés acostumbrada a su versión más tradicional, elaborada con chocolate negro y nueces, compacto y sabroso. 

Cambiar y dar una vuelta a las recetas nunca está de más si lo que queremos conseguir es un resultado diferente, algo más original. Por eso, la innovación aquí viene de la mano del chocolate: vamos a mezclar el negro, un básico de esta elaboración, con el chocolate blanco. El resultado será un brownie ‘de mármol’ en el que se distinguirán varios colores, como cuando preparamos la versión marmoleada del bizcocho. Es una manera perfecta de sorprender a amigos y familiares y además, es un postre que llama la atención y es estéticamente bonito.

El chocolate blanco es un alimento que se elabora con manteca de cacao, azúcar y sólidos de leche. De color pálido, muchos consideran que no es verdadero chocolate ya que no lleva sólidos de cacao, aunque presente un alto contenido de manteca. No es un producto extraído naturalmente del cacao, y uno de sus componentes principales es la mantequilla. Es el más dulce de los chocolates, ya que al no contener cacao propiamente dicho, no presenta el gusto amargo tan característico del chocolate. 

Trabajar con él en la cocina puede ser un poco complicado, ya que al fundirse, la manteca puede separarse y crear una capa oleosa que puede recuperarse con una emulsión. Pero tranquila, que si sigues los pasos de nuestra receta no tiene por qué ocurrir esto. Aparte, es un tipo de chocolate excelente para decorar pasteles o bizcochos. Y para nuestro brownie irá ideal y conseguiremos un resultado riquísimo y diferente. Te decimos cómo conseguirlo.

Ingredientes para la mezcla de chocolate blanco: 

  • 150 gr de chocolate blanco de repostería en trozos
  • 75 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 80 gr de harina de repostería
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 100 gr de mantequilla (a temperatura ambiente) en trozos

Para la mezcla de chocolate negro:

  • 100 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • 50 gr de harina
  • 100 gr de mantequilla
  • 250 gr de chocolate negro de repostería

Elaboración de la mezcla de chocolate blanco:

  1. Precalentar el horno a 180°C., forrar un molde rectangular con papel de hornear y apartar para usarlo después.
  2. Colocar en un bol el azúcar y los huevos y batir bien. Reservar.
  3. En otro recipiente, mezclar con una batidora preferiblemente la mantequilla y el chocolate blanco, que se irá fundiendo poco a poco.
  4. Mezclar con el azúcar y los huevos y añadir la levadura y la harina. remover todo bien para que los ingredientes se integren perfectamente. Después reserva.

Elaboración de la mezcla de chocolate negro: 

  1. Colocar en un recipiente la mantequilla, la harina, el azúcar, los huevos y el chocolate negro de repostería. Triturar bien hasta obtener una mezcla homogénea.
  2. Ahora, ir colocando en el molde que habíamos apartado cucharadas de las dos mezclas de manera intercalada, para que se mezclen entre sí. Esto dará al brownie el aspecto ‘de mármol’ que deseamos conseguir. Puedes dar unos ligeros golpes al molde para que toda la masa se distribuya bien.
  3. Hornear a 180º durante 20 minutos y retirar. Desmoldar cuando esté templado y servir frío o cuando aún esté un poco caliente (en este caso, te proponemos servirlo con una bolita de helado).
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo