¡Dale un toque diferente al roscón de Reyes tradicional!

Te proponemos cinco alternativas para que disfrutes de una de las tradiciones navideñas por excelencia: ¡el roscón de Reyes! Un dulce que está absolutamente delicioso y con el que puedes jugar mucho.

Cuando se acerca el 6 de enero, día de Reyes llega el momento estelar del clásico roscón de Reyes, un dulce que puedes hacer en casa -es mucho más fácil de lo que puede parecer- o que puedes comprar en una buena pastelería

Es tradición desayunar o merendar un buen chocolate caliente con un trocito de este delicioso dulce navideño mientras disfrutamos de los regalos que nos han dejado los magos de Oriente y las tradiciones no hay que dejarlas de lado.

Sin embargo, quizás estés un poco cansada del clásico roscón sin relleno de siempre y te apetezca probar algunas variantes. Hay alternativas para todos los gustos que puedes preparar en casa, incluso con un roscón comprado. 

Rellenos para dar un toque diferente a tu roscón de Reyes

Relleno de nata. Uno de los imperdibles en casa mesa de Navidad. El roscón relleno de nata es un clásico que nunca falla. Prepara una buena nata montada en casa, con el punto justo de azúcar y prepárate para disfrutar. Esta opción es ideal para los roscones que no están muy dulces y que necesitan un puntito extra. Eso sí, asegúrate de tener una nata con un porcentaje de materia grasa elevada para que se mantenga firme durante más tiempo.

Crema pastelera. La crema pastelera es otro de los básicos de la repostería. Una crema que se elabora a base de huevo, leche, azúcar y un poco de harina y que le va de lujo al roscón. Prepara una crema pastelera con cuerpo y no dudes en rellenar tu roscón con ella. ¡Os va a encantar!

Para chocolateros. Si lo tuyo es el chocolate tienes dos opciones: bien rellenarlo de trufa, que prepararás sencillamente mezclando con nata (antes de montarla) con un poco de cacao puro en polvo y luego montando todo ; o darle más cremosidad con una mousse de chocolate, elaborada a base de una crema de chocolate a la que se le añaden claras montadas a punto de nieve para dar esponjosidad (como la del tronco de Navidad). Es una auténtica delicia muy fácil de hacer. 

Roscón de chocolate

Si te animas a preparar tu propio roscón en casa, puedes sustituir una parte de la cantidad de harina que incluye la receta por cacao puro en polvo (un 8 - 10%) y prepararás un roscón de chocolate absolutamente delicioso. Si ya lo quieres bordar, añade a la masa un poco de ralladura de naranja. El resultado es absolutamente delicioso.

¿Un roscón de hojaldre?

No sabemos si a esta versión se le puede denominar roscón de Reyes, pero desde luego lleva unos años triunfando en Internet. Es tan sencillo como hacer un roscón con una masa de hojaldre ya preparada. Para que quede alto, puedes hornear dos masas redondas de hojaldre con un agujero en el centro (para que queden como un roscón). 

Una vez fuera del horno y con el hojaldre ya frío, cubre una de las dos con tu relleno favorito (nata montada, trufa, chocolate, crema pastelera...) y tapa con la otra masa que has horneado. Espolvorea con abundante azúcar glas y coloca unos frutos secos para decorar.

Con todas estas alternativas conseguirás dulces absolutamente deliciosos con los que disfrutar de los últimos días navideños. ¡Te encantarán!

Continúa leyendo