Vídeo de la semana

Christmas pudding: Cómo hacer el tradicional pudin navideño inglés

Si te gustan los postres navideños no te puedes perder uno de los más tradicionales, llegado directamente de Inglaterra: el popular pudin de Navidad inglés. Descubre cómo hacerlo.

Christmas pudding
Foto: Istock

Aunque no es tan popular en nuestro país (es cierto que en España existen otros dulces más populares y típicos durante estas fiestas), el tradicional pudin navideño es una opción tremendamente popular tanto en Inglaterra como en Estados Unidos, hasta el punto de formar parte de una de las obras literarias más clásicas y conocidas de esta época del año, el tradicional “Cuento de Navidad” de Charles Dickens.

A la vez que, dicho sea de paso, también forma parte de algunos villancicos populares, como es el caso de “We Wish You a Merry Christmas”.

Curiosamente, el pudín navideño tiene sus raíces en las salchichas inglesas medievales, cuando las frutas (consideradas como los mejores conservantes), las especias y la grasa se combinaban y mezclaban con carnes, verduras y granos, y se empaquetaban en los intestinos o en el estómago de los animales para aumentar el tiempo de conservación lo máximo posible.

No en vano, los primeros registros de pudines de ciruelas datan de principios del siglo XV. En aquella época, al comienzo de una comida se tenía por costumbre servir un “potaje de ciruelas”, consistente en una mezcla sabrosa con mucha carne y tubérculos.

Entonces, como ocurre hoy en día, la “ciruela” en el pudín era un término genérico para denominar a casi cualquier fruta seca, más comúnmente ciruelas pasas y grosellas, en conserva o confitadas cuando se encontraban disponibles. De hecho, a finales del siglo XVI, la fruta seca era muy abundante en Inglaterra, por lo que el pudín de ciruelas de carne paso a convertirse en una elaboración dulce.

Receta de pudín navideño inglés

Cómo hacer el tradicional pudin navideño inglés
Foto: Istock

Ingredientes:

  • 350 g de pasas y grosellas
  • 100 g de ciruelas pasas picadas
  • 100 g de azúcar moscabado oscuro
  • 4 cucharadas de ron oscuro
  • 100 ml de cerveza negra
  • 100 g de nueces picadas
  • 100 g de almendras molidas
  • 100 g de pan rallado fresco
  • 50 g de harina
  • 100 g de mantequilla congelada y rallada
  • ½ cucharadita de nuez moscada
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 100 g de cerezas glaseadas picadas
  • 3 huevos

Elaboración:

Combinamos en primer lugar la mezcla de frutas con las ciruelas pasas, el ron, la cerveza negra y el azúcar moscabado en un cuenco grande. Es fundamental remover muy bien. Cubrimos y dejamos reposar durante al menos 24 horas. 

Pasado el tiempo, en otro cuenco batimos los huevos y añadimos las nueces, almendras molidas, pan rallado, harina, mantequilla, especias y las cerezas. Luego, lo añadimos todo a la mezcla de frutas remojadas con ron y cerveza, y volvemos a mezclar muy bien hasta que esté completamente combinado (justo en este momento podemos pedir a los miembros de la familia que lo remuevan y pidan un deseo).

Cubrimos con papel film transparente y dejamos reposar en un lugar fresco durante 24 horas más.

Después de 24 horas, engrasamos un recipiente de pudín de 1,2 litros con abundante mantequilla. Cortamos un círculo de papel de horno y lo colocamos en el fondo del recipiente, volviendo a engrasar con un poco más de mantequilla. Empacamos la mezcla de pudín en el recipiente, presionando mientras lo añadimos. Doblamos un pliegue en el medio de un trozo grande de papel de horno, y lo colocamos sobre el pudín. Cubrimos ahora con un trozo grande de papel de aluminio plisado, asegurándonos de que los pliegues están uno encima del otro. Seguidamente, lo aseguramos firmemente con la ayuda de una cuerda de cocina atada debajo del borde del recipiente para pudín.

Colocamos ahora un platillo volteado en una cacerola grande con un cuarto de agua. Doblamos un trozo largo de papel de aluminio en cuartos a lo largo con la finalidad de crear una tira larga, y colocamos el recipiente para pudín en el medio de la tira. Llevamos los lados de la tira hacia arriba justo por los lados del recipiente para pudín, y los bajamos en la cacerola.

Es conveniente asegurarnos de que el agua de la cacerola llega a un tercio del camino hacia el costado del recipiente para pudín, pero no cerca de la parte superior del recipiente. Dejamos los extremos de la tira de papel de aluminio colgando a un lado; de esta forma será mucho más sencillo quitar el pudín luego.

Llevamos el agua a ebullición, y luego reducimos a fuego lento, cocinando durante 5 a 6 horas, llenando el nivel de agua según sea necesario durante el proceso de cocción (no debemos permitir que la cacerola se seque).

Una vez que el pudín se haya cocido, lo retiramos de la cacerola y dejamos que se enfríe. Se podrá almacenar perfectamente hasta dos años en un lugar fresco y seco. Para servirlo, simplemente basta con volver a calentar el pudín al vapor.

Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo