Cómo hacer una tarta de caramelo de chocolate negro y mantequilla salada

Si te apasiona el chocolate negro tanto como a nosotros, y te gustan la combinación dulce-salado, no te pierdas esta exquisita y sencilla receta.

¿Quién se puede resistir a un pastel de chocolate negro? Es cierto que nos encontramos ante un ingrediente muy popular a la hora de elaborar muchos postres, que suele llevarse muy bien con otros ingredientes, tanto dulces como salados.

Por ejemplo, el chocolate negro se lleva a la perfección con el caramelo salado, ya que el sabor ligeramente dulce, y tan particularmente aromático, combina de forma excelente con el sabor salado del caramelo. Y si añadimos mantequilla salada el resultado puede ser todavía mejor.

Para muestra esta tarta de caramelo con chocolate negro y mantequilla salada sobre cuya receta te hablaremos en esta ocasión. Es tan deliciosa que puede consumirse sola, acompañarla con helado de vainilla, o espolvorear cacahuetes caramelizados por encima.

Receta de tarta de caramelo de chocolate negro y mantequilla salada

Receta de tarta de caramelo de chocolate negro y mantequilla salada
Foto: Istock

Ingredientes para la base:

  • 250 g de harina
  • 125 g de mantequilla salada blanda
  • 80 g de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de vainilla en polvo
  • 1 pizca de sal

Ingredientes para la ganache de chocolate:

  • 225 g de chocolate negro mínimo 70%
  • 20 g de miel líquida
  • 15 cl de nata líquida
  • 30 g de mantequilla blanda (sin sal)

Ingredientes para decorar:

  • 100 g de caramelo de mantequilla salada

Elaboración:

En un cuenco grande, comenzamos mezclando la mantequilla blanda salada con el azúcar, con la ayuda de una espátula, hasta obtener una consistencia lo más cremosa posible.

Añadimos el huevo y volvemos a mezclar bien. Una vez combinado, agregamos la harina, la vainilla y la pizca de sal. Con la ayuda de las manos, mezclamos muy bien hasta convertir la masa en una pasta de textura arenosa. Hacemos una bola, la cubrimos con film transparente, y la dejamos reposar en la nevera durante 30 minutos.

Pasado el tiempo, con la ayuda de un rodillo, procedemos a estirar la masa entre dos hojas de papel de horno, hasta obtener un disco con un tamaño de entre 3 a 5 mm. Seguidamente, volvemos a dejar reposar este disco de masa durante 30 minutos en la nevera.

Precalentamos el horno a 170 ºC.

Forramos un molde para tartas de 24 centímetros de diámetro con el disco de masa anterior. Pinchamos el fondo con un tenedor, y retiramos el exceso de la masa en el borde con la ayuda de un cuchillo.

Introducimos con cuidado en el horno, y horneamos entre 30 a 35 minutos, hasta que la masa se haya dorado. Una vez pasado el tiempo, dejamos que la masa se enfríe fuera del horno antes de volcarla sobre una rejilla.

Ahora vamos a preparar la ganache de chocolate negro. Para ello, trituramos el chocolate y lo vertemos en un cuenco grande. En una cacerola, añadimos la nata y la miel, y lo calentamos suavemente, mezclando para que se combinen. Una vez caliente, vertemos esta combinación sobre el chocolate, que se derretirá parcialmente.

Mezclamos con una ayuda de una espátula, hasta que todo el chocolate negro se haya derretido por completo. Añadimos la mantequilla, y volvemos a mezclar de nuevo, hasta obtener una ganache de aspecto brillante y suave. Reservamos.

Extendemos una capa delgada de caramelo de mantequilla salada frío en el fondo del molde, introducimos en la nevera, y la dejamos reposar durante 30 minutos (esto ayudará a que el caramelo se endurezca).

Cuando hayan transcurrido la media hora, vertemos la ganache de chocolate negro sobre el caramelo. Alisamos con cuidado con la ayuda de una espátula, y la dejamos reposar durante al menos 1 hora en la nevera.

Al momento de servir, puede acompañarse con un poco de cacao en polvo sin azúcar por encima, o con un poco de cacahuetes caramelizados (lo que, dicho sea de paso, le proporcionará una textura crujiente y un sabor aún más exquisito).

Christian Pérez

Christian Pérez

Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas.

Continúa leyendo